“Bad journalism can be found anywhere” Adam L. Penenberg

“El precio de la verdad” cuenta la historia de un joven periodista, antiguo redactor de la revista New Republic, que escribía sobre temas políticos y sociales. Con 25 años ya era todo un erudito, admirado por sus compañeros y querido por sus jefes: Stephen Glass inventó 27 de los 41 artículos que publicó, falseando fuentes y localizaciones.  El rigor y la profesionalidad de la prestigiosa New Republic quedan expuestos por Adam Pennenberg, periodista de un medio on-line, la revista Forbes. El redactor de Forbes trata de seguir la pista de una gran historia firmada por Stephen Glass: “El paraíso del Jacker” pero se encuentra mentira tras mentira cuando intenta contactar con las fuentes de dicho artículo. El escándalo se destapó en Mayo de 1998 con la publicación del artículo de Pennenberg sobre Glass.

poster

En realidad, ésta es la historia de un enfermo, un sociópata. Personas que por un trastorno psicológico no respetan las normas sociales ni morales y a pesar de ser conscientes del mal que están haciendo, siguen adelante para conseguir lo que se propongan. No es la mera ambición, ni la competitividad, ni hay que preguntarse hasta donde está dispuesto a llegar el profesional porque, a mi parecer, se trata de un enfermo. La pregunta es cómo no se dieron cuenta antes de lo que hacía y por qué no se evitó. Ahí está la parte que, como estudiantes de periodismo, nos interesa.

Un caso semejante es el de la periodista Janet Cooke, antigua redactora del Whashington Post, que ganó el Pulitzer gracias a un artículo inventado publicado en 1980: “El mundo de Jimmy”, donde contaba la historia de un niño de ocho años adicto a la heroína.  Por todos es conocido también el fraude que llevó a cabo Jayson Blair, antiguo redactor del prestigioso diario The New York Times. En mi opinión, todos ellos sociópatas aunque no lo haya declarado así un tribunal médico. Mera opinión personal. La película es merecedora de nuestra atención y relevante únicamente porque hubo alguien que se detuvo a analizar las historias y a investigarlas. De algún modo hizo ver que algo así podía suceder y que había que prestar mucha atención a la procedencia de las historias y sus personajes para asegurarnos de que es cierto: no solo con que sea algo llamativo o gracioso, que nace de un redactor de un gran medio ya hay que lanzarse de cabeza a publicar, son cosas que hay que comprobar. Detrás de cada historia hay muchos protagonistas además de los paralelos a la historia principal con los que contrastas la información de los primeros.

stephen-glass

Una de las últimas frases que podemos leer en el artículo de Pennerberg dice:

“It is ironic that online journalists have received bad press from the print media for shoddy reporting. But the truth is, bad journalism can be found anywhere.”

Así reivindica que no solo la prensa tradicional por ser “tradicional” es superior a los medios online. Ambos pueden disponer de grandes profesionales al igual que pueden equivocarse como queda patente en el caso de la película, en el de Cooke y en el de Blair.

El periodista tiene vidas y sucesos en movimiento entre sus manos que convierte en artículos o reportajes que llegarán a muchas personas. La responsabilidad es infinita. Algo tan valioso ha de revisarse una y otra vez por el propio autor y un superior, como tu editor: por si hay errores en algún dato, por si te han mentido, por si has escuchado la fuente o fuentes erróneas. El hecho de que un redactor sea reconocido en un diario no quiere decir que nunca se equivoque. En la película al resto de compañeros se le revisaban una y otra vez, y Stephen escribía y publicaba los artículos como churros, sin supervisión, sólo con los aplausos de compañeros y lectores fieles.

De lo que realmente nos sirve analizar esto es que como estudiantes de periodismo sepamos de estos casos para conocer en profundidad el mundo que amamos y al que nos dedicamos. Nuestra base de datos y nuestro archivo mental sobre la profesión debe ser rico y muy completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s