Archivo de la categoría: Lorenzo Martínez Navarro

La rebelión del Periodismo independiente

PR09_LAMAREA_300413_lorenzomartíneznavarro

¿Es posible ejercer hoy en día un periodismo independiente, libre de intereses políticos y empresariales? Se hace complicado pensar en un periódico que no dependa de la publicidad para financiarse, sobre todo si esa publicidad puede llegar a condicionar o no los contenidos del medio. De esta encrucijada nace La Marea, formada por un equipo de valientes ex trabajadores del diario Público que tras imprimirse el último ejemplar de este diario, el 23 de febrero de 2012, se vieron en la calle. Sus dueños echaron a la calle al 85% de la plantilla.

Portada y contraportada del periódico La Marea
Portada y contraportada del periódico La Marea

Pero estos profesionales tienen mucho más periodismo que ofrecer. Un periodismo sin ningún tipo de presión política o empresarial que pueda condicionar sus artículos. Como reza en su web: “Periodismo es, por ejemplo, poder publicar el nombre de un banco responsable de un desahucio sin miedo a que retire sus anuncios. Ese es el único periodismo en el que creemos y el que vamos a ejercer en La Marea”. Una serie de conceptos inspiran sus principios éticos: libertad, igualdad, laicidad, defensa de lo público, economía justa, memoria histórica, movimientos sociales, trabajo digno, medio ambiente, república, vivienda digna y cultura libre. Apuestan por el periodismo de investigación y análisis, por la cultura y por esas otras historias que a menudo pasan inadvertidas para los medios de comunicación.

Quieren ser un medio de masas, que pueda leerse por un cristiano, un monárquico, un periódico con personalidad propia que aborda los diversos temas sin miedo y sin ataduras.

Pero, ¿cuáles son sus vías de financiación, sino cuentan apenas con publicidad? Toni Martínez, miembro fundador de la cooperativa MásPúblico, editora de La Marea, estuvo con los estudiantes de periodismo de la UMH el pasado 10 de abril y explicó los inicios de este periódico tan prometedor.

Toni Martínez, socio fundador y editor de La Marea
Toni Martínez, socio fundador y editor de La Marea

Apostaron por crear una cooperativa de trabajadores y usuarios (MásPúblico), en la que estos últimos tendrán un papel activo. Esta fórmula inédita en España e inspirada en el éxito del diario alemán Taz permite desvincular el diario de posibles intereses ajenos a los lectores de La Marea al contar con una base financiera independiente creada por miles de socios y lectores. Las decisiones que atañen a la gestión económica de la cooperativa y a las grandes líneas editoriales se toman en la asamblea de socios. La redacción es la que decide sobre los contenidos periodísticos.

La Marea aspira a que los contenidos publicitarios apenas generen un 10% del total de sus ingresos. Además la publicidad incluida está sometida a un código ético consensuado en asamblea. Aceptan marcas que no contradigan sus principios editoriales, rechazan la publicidad sexistas, financiera o especulativa, ni empresas que inviertan en empresas poco transparentes.

De esta manera, su principal financiación se basa en las ventas y suscripciones. El periódico se puede adquirir en quioscos de Barcelona, Madrid y Valencia por tan solo 3 euros: Como no disponen de un grupo editorial fuerte a sus espaldas ni de grandes capitales, su producto estrella que es el papel está presente en estas tres ciudades, de momento. También se puede comprar a través de la web.

 Además puedes ser socio, invirtiendo mil euros (un socio un voto en asamblea) y participando con la suscripción amiga: 12 números por 50 euros, gastos de envío incluidos y camiseta de regalo. Tienen una tirada de 25 mil ejemplares, 15 mil se reparten en los quioscos. Del margen de beneficio tienen que descontar la imprenta y la distribuidora que se lleva más de un euro por cada ejemplar repartido desde la imprenta al quiosco.

Viñeta de Vergara, colaborador de La Marea
Viñeta de Vergara, colaborador de La Marea

Es admirable el esfuerzo por reinventarse de estos profesionales. Creen en el periodismo auténtico, sin trabas para ejercer su vocación. En una época en la cual es muy complicado encontrar información veraz que no se encuentre salpicada de intereses políticos, económicos o empresariales; surgen auténticas rebeliones. Movimientos “socio periodísticos” para reinventar la profesión con nuevos modelos de negocio que ofrezcan viabilidad y a su vez no desinformen. Tras el cierre de Público han surgido cuatro nuevos medios: La Marea, Revista Mongolia, Líbero y Eldiario.es. Nuevos medios para nuevos tiempos. Medios que han llegado para quedarse y que son el futuro de la profesión. Solo falta decir suerte y… ¡a la rebelión!

 

Anuncios

La fábula tenía un precio

PR08_GLASS_130213_LORENZO MARTÍNEZ NAVARRO

FICHA TÉCNICA:

AÑO: 2003     DURACIÓN: 95 min.    PAÍS: EE.UU.

DIRECTOR Y GUIONISTA: Billy Ray

REPARTO: Hayden Christensen, Peter Sarsgaard, Chloë Sevigny, Steve Zahn, Melanie Lynskey, Hank Azaria, Rosario Dawson, Luke Kirby, Jamie Elman, Mark Blum, Chad Donella, Russell Yuen, Cas Anvar, Linda E. Smith, Ted Kotcheff

PRODUCTORA: Lions Gate Entertainment

GÉNERO: Drama | Periodismo. Basado en hechos reales

descarga

En la definición de periodismo podemos encontrar muchas variantes y clasificaciones, pero si hay algo que realmente lo define es la veracidad de la información.

La veracidad de la información se encuentra por encima de líneas editoriales, políticas de empresa y pensamientos subjetivos (al menos así debería ser). Es ésta la que conforma al periodista como profesional, dotándolo de credibilidad, algo imprescindible en este oficio y que distingue al buen periodista.

Si bien es cierto que la verdad es una de las premisas del periodismo, desgraciadamente en muchas ocasiones también lo es la fama o popularidad que tus artículos te pueden llegar a dar. Fama en forma de trabajo y de valor a una firma. Son muchos los que van detrás de ella y harán lo que sea por conseguirla, como ocurre con el caso que nos ocupa.

El precio de la verdad (2003), dirigida por Billy Ray, cuenta la historia, basada en hechos reales, de  Stephen Glass (protagonizado en el film por Hayden Christensen), un joven y prometedor periodista de la prestigiosa revista política de Washington D.C. The New Republic. Glass era una de las estrellas de su medio, un redactor que gozaba de credibilidad y que era conocido por la tensión de sus historias y la contundencia de sus descripciones. Una fama conseguida a base del engaño y la ficción.

- Stephen Glass, ex periodista de The New Republic
– Stephen Glass, ex periodista de The New Republic

No pasó mucho tiempo hasta que Charles Lane, director de la revista, junto a Adam Penenberg, periodista de Forbes digital, investigando y profundizando en los artículos de Glass, descubrieron la auténtica realidad del joven periodista: 27 de sus 41 artículos fueron inventados, algunos parcialmente y otros en su totalidad.

La prueba del delito fue la publicación de “Hack Heaven”, el artículo en el cual un supuesto hacker de 15 años había sido presuntamente contratado por una gran compañía para trabajar como consultor de seguridad después de haber entrado en su sistema informático y expuesto sus debilidades. Pura patraña informativa. Las fuentes eran inventadas y los personajes y escenarios únicamente sucedieron en la mente de Glass.

- Fragmento del artículo publicado por Glass, "Hack Heaven"
– Fragmento del artículo publicado por Glass, “Hack Heaven”

Sin argumentos ni pruebas convincentes, Glass se inundó en un inmenso remolino de mentiras y falsificaciones, para poder argumentar la posibilidad de aquellas fantásticas historias, que habían sido inventadas con el único propósito de darse a conocer y escalar en la empinada travesía hacia la fama mediática. La fama tenía un precio y Glass sufrió las consecuencias de su farsa.

Este hecho pone de manifiesto las diferentes miradas que un periodista posee a la hora de escribir un artículo, el valor moral, ético y social que posee la información veraz, en contraposición de la visión del joven periodista que está iniciando su carrera en el mundo de la comunicación, y el pequeño trecho que separa la realidad y la ficción en determinados productos periodísticos.

Lo que resulta sumamente preocupante es que no sólo la revista no corroboró las fuentes informativas de este personaje, sabiendo que en el caso de que éstas fueran falsas, su reputación podría llegar a decaer, sino que además, el público nunca dudó de la veracidad de sus relatos, sino que fueron compañeros de profesión los que tuvieron que denunciarlo. Este escenario nos marca la omnipotencia y el poder de verdad que adquieren ciertos medios de comunicación en el imaginario social de toda una nación, y deja en claro el fuerte poder que los medios poseen para estructurar pensamientos y ser los verdaderos portadores de la verdad.

Los medios de comunicación deben tener un control total sobre lo que publican sus periodistas, para impedir casos como el de Glass. Él mismo reconocía en el film: “Hay un hueco en el sistema de control de datos. Muy grande. Los hechos en muchas notas pueden comprobarse, en ciertas fuentes (…) pero en otras notas, la única fuente disponible son las notas del periodista”. No obstante, la responsabilidad última recae sobre el propio periodista, solo él tiene la capacidad moral y profesional de informar como es debido, atendiendo a la ética del periodista y a los códigos de autorregulación. Si no es así, tal vez debería dedicarse a escribir novelas de ficción, en las que la imaginación se antoja fundamental y necesaria. Pero no en el periodismo.

El caso de Stephen Glass no es único, por desgracia el periodismo de vez en cuando se ve salpicado por gente sin escrúpulos que ya sea por tener un despacho mayor o por conseguir galardones no dudan ni un segundo en falsear e inventar informaciones a cambio de “prestigio”, como pueden observarse en casos como los de Janet Cooke o Jayson Blair. Afortunadamente, existen más luces que sombras. La labor de los verdaderos profesionales no debe verse empañada, y todos debemos colaborar para denunciar y acabar con la manipulación informativa que ahora más que nunca se cierne sobre los medios tradicionales y digitales.

Conclusiones sobre el caso “Glass”:

–          El periodista debe ser profesional y atender siempre a la ética periodística. Aquel que no ofrece la verdad a sus lectores, con sus respectivos argumentos, fuentes… tiene muy poco futuro en este mundo.

–          Las redacciones deben preocuparse más de lo que escriben sus redactores, y no de manera exclusiva para proteger su propia imagen, sino para defender la veracidad de las informaciones.

–          Como lector o consumidor de información no debo creerme todo lo que me cuentan. Hay que ser selectivo al seleccionar la información.

–          Un periodista no debe obsesionarse con obtener la fama. Debe realizar adecuadamente su trabajo y ganarse su propia credibilidad.

–          Aunque existan este tipo de casos, en el periodismo existen más luces que sombras. Existen grandes profesionales y grandes medios que representan la definición auténtica del periodismo. Es labor de todos que esto siga siendo así en el futuro.

Nuevas herramientas para contar historias

PR07_NEWPAPER_130213_LORENZO_MARTINEZ_NAVARRO

Ficha técnica

Título: “Newpaper. Cómo la evolución digital transforma la prensa”

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 432

Editorial: Deusto

Prólogo: Vicente Verdú

Palabras claveperiodismo, digital, print, online, tecnología

Los tiempos cambian, y la sociedad con ellos. Nuevos hábitos sustituyen a otros viejos, y aquellas costumbres que teníamos de toda la vida evolucionan y otras se transforman. Esto mismo sucede en el mundo del periodismo, y Albert Montagut es conocedor de primera mano. NewPaper. Cómo la revolución digital transforma la prensa es la última obra de este profesional de la comunicación barcelonés.

Imagen

La motivación principal de NewPaper nace de la necesidad de explicar el relato cronológico que ha sufrido la prensa escrita o “print” y el entorno online. Y es que internet ha tambaleado los cimientos de la comunicación desde todos sus ángulos, de tal manera, que ha puesto en serio peligro la supervivencia de los diarios tradicionales. Vivimos una nueva era tecnológica en la cual empera la inmediatez y la comodidad de la información online. Y en medio de esta encrucijada se encuentran los diarios, obligados a replantearse un nuevo modelo de negocio que pueda salvarlos, y a los periodistas, que deben saber adaptarse y aprovechar al máximo esta convergencia digital.

La necesidad de explicar esta revolución, junto a la experiencia de Montagut en Adny las charlas con jóvenes estudiantes de periodismo de Universidad Miguel Hernández de Elche, entre otras muchas universidades españolas, sirvieron de estímulo y aliciente para escribir esta obra.

Además de experiencias y vivencias propias, Albert Montagut recoge en NewPaper las opiniones y anécdotas de grandes profesionales en el ámbito de la comunicación y pioneros de esta transformación digital en nuestro país. Pedro J. Ramírez, Juan Luis Cebrián, Mario Tascón, Juan Varela e Ignacio Escolar son solo algunos de los nombres que colaboran para formar este plantel de lujo.

La revolución que ha supuesto internet en el mundo de la prensa, ha sido rápida, tanto que a muchos directores y periodistas este cambio les supuso el fin, ya que como afirma Montagut: “El cambio se veía, pero no se percibía”. De hecho ningún avance en las mejoras de internet ha llegado procedente de las empresas periodísticas tradicionales, pese a las grandes inversiones online. Y es que la mentalidad predominante apostaba por acoplar el mundo print al online, hecho que precipitaba al desastre. “Print y online no son mundos convergentes”, destaca Mario Tascón, impulsor de elmundo.es y prisa.com, uno de los pioneros en apostar por la importancia de la información online. Consiguió colocar a El Mundo a la vanguardia de los diarios de habla hispana y liderando el mercado mundial en menos de tres años.

Albert Montagut ha sabido adaptarse a los tiempos, él, nacido como periodista tradicional, no tuvo más remedio que aferrarse a las nuevas tecnologías y evolucionar junto al mundo de la comunicación tan cambiante en estos últimos años. Pero no todos los grandes profesionales han sabido o querido reinventarse. Periodistas veteranos de la vieja escuela como Miguel Yuste de El País que hace unos años no creían en la realidad de internet: “El que vale vale, y el que no, al digital”. Montagut reflexiona en su libro  como muchos de sus colegas no adivinaron las ventajas del cambio de plataforma ni lo que representaba la red.

Imagen

Uno de los ejemplos más claros de la importancia que están tomando los medios digitales es el incremento de publicidad que se está dando en las ediciones online, que en muchos casos y en muchos países ya superan los beneficios de la publicidad en papel, por ejemplo el grupo germano Axel Springer, propietario Die Welt y Bild, obtuvo más ingresos publicitarios procedentes de sus empresas online que de sus empresas print. Esto es una consecuencia de los nuevos hábitos de lectura y de la supremacía actual de los medios digitales.

Convertir la información de los medios digitales, hoy todavía gratuita, en información de pago es otro de los frentes que Montagut destaca en su obra. Hay diarios europeos y americanos que se están planteando cobrar por acceder a sus informaciones, como ya hiciera El País en 2002, aunque en aquella ocasión no fue una estrategia muy hábil, ya que la plataforma online de El Mundo, gratuita, le arrebató el mercado de la información con buenos contenidos por los que no había que pagar. Ahora más que nunca, se reabre este debate, y los grandes diarios mundiales ven los contenidos de pago como una forma de reinventarse, con contenidos más atractivos y personalizados para el lector. La plataforma ORBYT de El Mundo es uno de estos ejemplos, por los que Pedro J. Ramírez apuesta firmemente.

Tal vez, esta distinción, pueda poner de manifiesto como recalca Montagut una separación real de lo que es información veraz y contrastada, de la información al peso que hoy día se reparte en la red. Como decía Steve Jobs: “No quiero que acabemos convirtiéndonos en una nación de blogueros. Creo que necesitamos más nivel editorial que nunca”.

Albert Montagut reflexiona a lo largo de NewPaper cómo esta revolución digital es una oportunidad perfecta para realizar un mejor periodismo. Nunca el profesional tuvo tantas herramientas a su disposición y los diarios nunca fueron tan libres de innovar en formatos y modelos de negocio. Las redes sociales como Facebook y Twitter pueden ser el mejor amigo del profesional, que debe de estar más cualificado que nunca. Al fin y al cabo, el periodista debe contar historias, y para ello cuenta con nuevas herramientas.

Titulares

– La tecnología es el futuro de la prensa

– La publicidad online ya supera a la publicidad print

– El mundo online facilita la búsqueda de la excelencia. Aunque nunca se alcanza

– La prensa ha de ser rentable para garantizar su independencia política y su pluralismo.

– El periodista debe valorar, tener criterio y trabajar duro para ganarse su credibilidad.

Comprometidos en la UMH

PR05_YOMECOMPROMETO_141212_LORENZOMARTÍNEZNAVARRO

#Yomecomprometo es una plataforma de comunicación de denuncia contra la violencia de género promovida por la Asociación Vínculos Infantiles (Alicante) y la plataforma de comunicación Madrid Woman’s Week.

El pasado 30 de noviembre el periodista Rubén Ferrández y los cineastas Ángel Gómez y Raúl Mollá, los productores de esta iniciativa, se reunieron con los alumnos de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche. En este coloquio se presentó el proyecto a los estudiantes, como surgió y la repercusión que se origina con una campaña como ésta.

IMG_1717
Ángel Gómez (izquierda) y Rubén Ferrández (derecha) durante la ponencia.

Rubén Ferrández, jefe de comunicación de #Yomecomprometo y antiguo alumno de la titulación de periodismo en la UMH, explicó la génesis de la campaña que arrancó el 25 de noviembre y terminará el 8 de marzo. “Tuvimos la idea de crear un spot de denuncia social y aprovechamos las sinergias del equipo de producción”, comentó Rubén. Tras tener una gran aceptación y apoyo por parte del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, comenzaron a buscar líderes de opinión, caras conocidas, que sin caer en lo sensacionalista, involucraran al público y a la sociedad. De hecho, la campaña cuenta con el apoyo de grandes comunicadores de distintos ámbitos. Rostros como los de Rosa María Calaf, Jesús Olmedo, Jordi Rebellón, Samanta Villar y Pablo San Martín, entre otros muchos, se comprometen con la campaña.

Como jefe de comunicación del proyecto, Rubén Ferrández destacó también la importancia que ha tenido la estrategia de comunicación a la hora de desarrollar #Yomecomprometo: “Siempre debemos plantear la comunicación y su estrategia antes de lanzar el proyecto. La comunicación es la génesis de todo proyecto”, recalcó el periodista. Además valoró el objetivo principal que la campaña pretende reflejar en la sociedad: “Buscamos y queremos un compromiso puntual. Que tú como periodista te comprometas a aportar tu granito de arena, que condenes la violencia de género”.

IMG_1705
Rubén Ferrández explicando la campaña a los alumnos de Periodismo de la UMH

Ángel Gómez, reputado director de la campaña, se encargó de desentramar las cuestiones más técnicas como la elaboración del spot y las sensaciones que éste quería transmitir. “Desde el principio teníamos claro el tono del mensaje, contundente y directo. Quería que el espectador no supiera lo que se iba a encontrar en el spot, crear tensión”, aclaró el cineasta. Ángel mostró la importancia de transmitir sensaciones en el espectador. Utilizar los primeros planos y muy cortos, movimientos de cámara, enfoque, desenfoque, juegos con la luz; iban destinados a crear angustia, desasosiego, ahogo. Como recalcaba Ángel: “Todos los detalles del spot están realizados para crear sensaciones. Para que los actores captaran nuestro mensaje los ponía en situación: en la primera parte te diriges al maltratador y en la segunda a la víctima”.

Tras el turno de preguntas por parte de los estudiantes, los productores de #Yomecomprometo pidieron la participación de los alumnos para realizar otro spot que también se puede encontrar en su web, comprometidos.net. La titulación de periodismo de la UMH se compromete con la campaña, ¿y tú?

Ryszard Kapuściński, la voz de los olvidados

PR03_KAPU_141212_LORENZO_MARTÍNEZ_NAVARRO

“Quiero ser la voz de los que no tienen voz”. Afirmaciones como ésta fueron las premisas sostenidas por Ryszard Kapuściński al realizar periodismo. Este periodista polaco no leyó un libro hasta los 12 años, ni tuvo un par de zapatos buenos hasta llegar a la adolescencia, pero siempre tuvo clara su vocación. Fueron estas afirmaciones lo que llevaron a un chico con una dura infancia a ser un auténtico animal de la comunicación y uno de los máximos exponentes de la crónica internacional en la última mitad del siglo XX.

Una de las biógrafas más reconocida del periodista y escritor polaco, Beata Nowacka, ha asistido a una charla con los estudiantes de Periodismo en la UMH sobre la vida y obra de Ryszard Kapuściński. Mediante la cita del también historiador y ensayista “El periodismo no es una profesión, sino una vocación”, Nowacka ha realizado un repaso a la trayectoria profesional del autor. Las facetas del autor polaco fueron tan diversas como los lugares en los que trabajó. Es complicado distinguir en cual de sus vertientes destacó más Kapuściński. Practicaba un periodismo collage, su poesía, fotografía y literatura gozaron de un tremendo éxito, como es el caso de El emperador o Lapidarium. Pero si hay algo en lo que todos los expertos coinciden  es en que ha sido uno de los mejores corresponsales de la historia.

Imagen
– Beata Nowacka y el profesor José Alberto Avilés durante la ponencia

Reportero de formación académica, Kapuściński comenzó su carrera estudiando historia en la universidad. En más de una ocasión rechazó dar clases en la universidad de Varsovia ya que su deseo era estar dónde y cuándo sucedían la historias. Quería ser testigo de los conflictos en África y Latinoamérica. Eligió visitar y cubrir países ‘exóticos’ políticamente para dar voz a aquellos que no la tenían.

Trabajaba para una agencia de noticias bastante modesta, la PAP (Agencia de Prensa Polaca) donde fue designado como único corresponsal en el extranjero encargado de cubrir todo el continente africano y Latinoamérica. “Tuve mucha suerte porque pude ser el único corresponsal de 54 países”, afirmaba siempre el periodista polaco.

Beata Nowacka destacó que Kapuściński sobrevivió a 30 revoluciones en todo el mundo, sufrió pobreza y la lepra e incluso fue condenado en diversas ocasiones a ser ejecutado. Según la biógrafa, desde Varsovia le advertían del peligro que corría, pero sus ganas de contar historias olvidadas lo mantenían en aquellos lugares tan remotos y desconocidos: “Vivir en estas condiciones supuso una gran experiencia para mi. Me ha enseñado que la amabilidad y  empatía hacia los más distantes es lo único que conforma la humanidad de una persona”.

Su visión iba más allá, Kapuściński interpretaba el periodismo como “una misión, no simplemente para ganar dinero, no afrontaría estos peligros sino supiera que estas historias merecen ser contadas. Esto es más que periodismo”.

Imagen
– Kapuściński como corresponsal en África

La conferencia de la biógrafa Beata Nowacka se encuentra enmarcada en el Seminario Internacional Ryszard Kapuściński, promovido por el profesor de la titulación de Periodismo, José Luis González.

Kapuściński vivió de aquello que le apasionaba. Las nuevas generaciones de periodistas debemos aprender a dar sentido a las cosas, comprender lo que verdaderamente importa, en definitiva, contar historias. Como diría Ryszard Kapuściński: “Los cínicos no sirven para este oficio”.

Por el bien del hipertexto

 PR02_HIPERTEXTO_071112_LORENZOMARTINEZ

Internet nos ha abierto las puertas a cantidades ingentes de información. Información en cantidad, pero mucho más escasa en calidad y veracidad. Una de las características que más varía de un medio digital a otro, y que nos muestra la profundidad de éste, es la hipertextualidad. El hipertexto es una herramienta relativamente joven que los medios digitales están utilizando para complementar y ampliar la información, y para atribuir e identificar las fuentes.

No podemos decir que un medio que no trabaje adecuadamente la hipertextualidad no sea bueno, pero si que es cierto, que hoy en día esta herramienta es parte fundamental del trabajo periodístico del profesional y del medio. Por esta razón los medios con poco hipertexto quedan obsoletos y reducidos por la falta de enlaces.

Los medios que mejor conocen las ventajas del hipertexto son aquellos nativos de Internet. Éstos han nacido con las herramientas adecuadas bajo el brazo, y sus noticias son un collage de información multimedia, facilitando una mayor comprensión a sus lectores. Uno de estos medios nativos que trabaja de manera sobresaliente la hipertextualidad es lainformacion.com. En su seguimiento a las elecciones de EEUU de 2012, encontramos una información con todo lujo de detalles gracias a una infinidad de enlaces, tanto internos como externos a su web. Sus enlaces cortos, claros y bien señalizados hacen que la lectura de cualquiera de sus noticias sea más amena y profunda. Además el acompañamiento de elementos multimedia como fotos y videos amplía perfectamente la información de la jornada electoral norteamericana.

Imagen

Otro de los medios digitales digno de mención es Ideal. Su forma de mostrarnos los comicios estadounidenses también es un referente. Aunque quizás la hipertextualidad sea menor que en lainformacion.com, resulta de igual importancia, sus enlaces siempre se abren en una pestaña nueva para no modificar el nodo origen. Además la noticia se complementa más con gráficos e  infografías.

Al igual que hay medios digitales que trabajan muy bien y desde siempre la hipertextualidad, existen algunos que no aprovechan las ventajas que esta herramienta facilitaría a sus textos.

Este es el caso de esta noticia de Periodismo Humano. Como hemos dicho anteriormente, esto no significa que la información no sea de rigor, pero bien es cierto que le falta contexto. Una noticia larga y sin apenas enlace ninguno parece ser más pesada y sin contrastar. Bien es cierto que no todas son así y también encontramos noticias con abundante y bien empleado hipertexto. Algo similar sucede con esta noticia del diario Información, una noticia que se muestra en portada y que no contiene ni un solo enlace. Son escasos los casos de enlaces que no funcionen correctamente o que estén repetidos,… es un buen día para el hipertexto.

Conclusiones de la charla de Pedro J. Ramírez

PR01_PEDROJOTA_241012_GR18

Imagen

Los periódicos no pasan por su mejor época, algo que sabe bien el periodista y director del diario EL MUNDO, Pedro J. Ramírez. La crisis que sufrimos en la actualidad, junto con la que arrastra el periodismo desde hace algunos años, ha provocado que se sometan a debate los modelos de negocio que marcan las pautas de esta profesión. La inversión publicitaria en la prensa escrita ha descendido de forma drástica durante los últimos años, esa pérdida de ingresos por parte de los medios no se ha visto rentabilizada por el crecimiento de la publicidad online. Es por eso que Pedro J. aboga por la creación de dos autopistas de información digital, una basada en la oferta informativa de carácter gratuito que, en comparación con la que ofrece contenidos de pago, más completa con valor añadido y contenidos exclusivos, es más escueta e incompleta.

Para la oferta del contenido online con más calidad, Pedro J. exige un dispositivo físico que sea manejable y que en cierta manera sustituya a un periódico de papel con la misma o superior comodidad sin las barreras físicas de los tabloides de papel. Es por eso que la presentación del Ipad abrió los ojos al director de EL MUNDO en cuanto a las nuevas posibilidades que permiten las tablets. Por fin era posible consumir un producto periodístico de gran calidad y sin gastos de impresión, papel y distribución. Estas posibilidades que se abrieron con la llegada del Ipad casan con la idea de que los dispositivos móviles y el contenido de pago en Internet acabarán por imponerse como un nuevo formato de periodismo, si bien antes deben cambiar las redacciones, la publicidad, que pasará a ser inteligente y la fisionomía y prestaciones de los periódicos dependiendo en que dispositivo se lea (smartphones, tablets, PCs).

Estamos de acuerdo en que tiene que existir un producto periodístico de calidad superior que sea de pago (ORBYT), para así hacer rentable ese trabajo informativo que se ha regalado y se sigue regalando en muchos medios online desde la proliferación de los medios digitales. Así se puede personalizar la publicidad y los targets de la misma para que la inversión de los anunciantes sea más atractiva para los consumidores y más próspera para los medios. Con la llegada de estos nuevos argumentos, el periodismo tradicional va a cambiar mucho, lo cual no significa que el rigor informativo y la calidad periodística sean menores ni que deban existir menos periodistas en las redacciones. La clave está en volver a hacer de esta profesión algo rentable para los directores de cabeceras e inversores y más justa y apasionante para los profesionales de las redacciones.