Stephen Glass y el periodismo de ficción

PR08_GLASS_130213_RUBÉN REYES CARRASCO

Stephen Glass era un prometedor periodista que, tras haber destacado como director del diario de la Universidad de Pensilvania, consiguió un puesto de trabajo en The New Republic, como asistente de redacción, una reputada revista que destacaba por su detallado análisis político y que podía presumir de ser la única que “viajaba en el Air Force One [avión presidencial del presidente de los Estados Unidos] con el presidente”, dejando bien claro que la revista tenía una repercusión política que hacía que cualquier periodista deseara trabajar en ella. Y Stephen Glass era uno de esos afortunados.

El prometedor periodista pronto comenzó a destacar con las publicaciones de interesantes y simpáticas historias extraordinariamente relatadas que le hicieron ganarse al público. Historias que pronto se desmoronaron como un castillo de naipes. La publicación de su artículo “Hack Heaven” fue con el que Glass cavó su propia tumba periodística. La historia de un joven pirata informático (hacker en inglés) que había conseguido atentar contra Jukt Micronics y esto le granjeó una oferta de la empresa informática para trabajar con ello. Las exigencias del “púber” hacker fueron las suscripciones a Penthouse y Playboy, el ejemplar nº1 del cómic X-Men, viajar a Disneyland y un Miata (nombre con el que también se conoce al Mazda MX-5), para acabar despidiendo a los directivos de Jukt Micronics con un grito tan rotundo como cinematográfico: ¡Show me the money!

La publicación de un tema tan “digital” en un medio tan tradicional como The New Republic, llamó la atención de Adam Penenberg, periodista con una mayor trayectoria “digital” que trabajaba en Forbes Digital y no entendía cómo no se había enterado de una historia como tal. Así pues, el bueno de Adam se puso a comprobar las fuentes y datos del artículo para acabar dando como resultado que todo era una patraña, una farsa, un invento del prometedor periodista Stephen Glass.  De sus 41 artículos publicados, un total de 27 eran inventados en su totalidad, o parcialmente. Es menester comentar que el equipo de Forbes Digital contó con la ayuda del director de The New Republic, Charles Lane, que comenzó una investigación interna, que si bien al principio le provocó alguna enemistad en el seno de la redacción, finalmente, y tras la comprobación de las mentiras de Glass, finalmente fue vital para descubrir los tejemanejes del joven periodista.

Por un lado, el análisis de la web de Jukt Micronics dió como resultado una web que no podía pasar como profesional para un periodista con experiencia en lo online (como los de Forbes Digital), algo que no ocurría con el director de The New Republic, Charles Lane, que reconocía que tenía nula experiencia en lo digital. Comenzaron a cotejar datos y comprobaron como muchas de las fuentes no existían, no existía tal congreso de hackers, ni el hacker en sí. Una de las investigaciones que más mérito tuvo fue la del número de teléfono de Jukt Micronics, ya que, acertadamente, Adam Penenberg hizo que dos teléfonos llamaran a la vez a dicho número y fue así como se dieron cuenta que la teórica empresa sólo contaba con una línea de teléfono, algo bastante poco inusual en una empresa de gran volumen, como así comentaba Stephen Glass en su historia. Fue un ejercicio que desenmascaró al impostor periodista, pero por otro lado (y no aparece reflejado en la película), deja al aire las vergüenzas del ejercicio de comprobación de fuentes y datos del que tanto presumía la redacción de The New Republic, lo que empuja a un servidor a pensar (si piensa mal) que si un periodista pudo engañar tan fácilmente a tantos redactores, editores, etc., que comprobaban los datos y los reportajes, ¿por qué no lo pudo hacer algún otro? Con esto quiero decir que no sólo queda al descubierto Stephen Glass, sino que también queda al descubierto la fiabilidad de The New Republic y eso es algo que no se destaca apenas en el film de Billy Ray.

Stephen Glass fue despedido y acabó sus estudios de Derecho, de lo que ahora ejerce e incluso escribió un libro (“El Fabulador” [Ed. Planeta Internacional, noviembre 2003]) donde intentó lavar su imagen, cosa que no consiguió. Tras su ansia de fama, causa de la invención de todos esos artículos, ha pasado a un oscuro ostracismo.

Hoy día sería un error pensar que el rigor periodístico, la verificación y el buen periodismo, son sólo sinónimos de medios tradicionales. Son sinónimos, simple y llanamente, de los buenos periodistas. De aquellos a los que su ética les dice que tienen que trabajar acordes a las “reglas del juego” y no inventarse fuentes, datos o artículos al completo. Si eso no fuera así y no existieran las excepciones que confirman la regla (Stephen Glass, Jayson Blair o Johann Hari), no sólo el buen periodismo estaría perdido, sino todo el periodismo estaría abocado a la desconfianza del público y al desastre, a la desaparición. Los medios tradicionales y los medios digitales son las dos caras de una misma moneda y hay razones para pensar que en ambas se pueden encontrar ejemplos de los tres sinónimos enunciados más arriba: Periodismohumano, En la boca del lobo, Hotel Palestina, entre otros. Por el contrario, en el periodismo tradicional también podemos encontrar historias que han resultado ser falsas o manipuladas intencionalmente: La portada de Chavez de El País, estadísticas y datos del movimiento 15-M, las nacionalizaciones de empresas españolas en el extranjero, etc.

En definitiva, el rigor, verificación y buen periodismo se practica tanto en unos medios como en otros, independientemente de si son tradicionales o no. La pelota está en el tejado del periodista que es el que debe llevar a cabo ese rigor, esa verificación y ese buen periodismo. Y si eso se le inculca al periodista, el oficio habrá ganado mucho.

Conclusiones del caso Stephen Glass y The New Republic:

  1. Aunque una historia sea buena y parezca interesante, hay que comprobarla, sin dejarse influenciar por la relación o la personalidad del periodista que la publica.
  2. Internet es una herramienta que ha facilitado la transmisión de la información y la comprobación de la misma, aunque también tiene otra cara, la del anonimato y la posibilidad de difundir informaciones falsas haciéndolas pasar por verdaderas. Internet facilita la invención y el plagio, pero también lo hace más fácil de descubrir.
  3. El verdadero periodista disfruta ejerciendo su trabajo de la mejor manera posible, comprobando la procedencia de las informaciones y no inventando ni fuentes ni datos. El éxito y ganar lectores, llegará paulatinamente si el periodista realiza su trabajo acertadamente.
  4. Conviene revisar los dispositivos para la verificación de la información en cualquier medio, cada cierto tiempo, ya que normalmente las estructuras que verificaban la información vehemente y concienzudamente, tras el paso del tiempo, se suelen tranquilizar y es ahí donde pueden darse casos de periodismo de ficción.
  5. El Periodismo tiene en lo más alto de la pirámide la verdad, la transmisión de hechos noticiosos e informaciones verdaderas, en el momento que esto no es así, el Periodismo no tiene sentido. No hay que confundir Periodismo con literatura.

“Bad journalism can be found anywhere” Adam L. Penenberg

“El precio de la verdad” cuenta la historia de un joven periodista, antiguo redactor de la revista New Republic, que escribía sobre temas políticos y sociales. Con 25 años ya era todo un erudito, admirado por sus compañeros y querido por sus jefes: Stephen Glass inventó 27 de los 41 artículos que publicó, falseando fuentes y localizaciones.  El rigor y la profesionalidad de la prestigiosa New Republic quedan expuestos por Adam Pennenberg, periodista de un medio on-line, la revista Forbes. El redactor de Forbes trata de seguir la pista de una gran historia firmada por Stephen Glass: “El paraíso del Jacker” pero se encuentra mentira tras mentira cuando intenta contactar con las fuentes de dicho artículo. El escándalo se destapó en Mayo de 1998 con la publicación del artículo de Pennenberg sobre Glass.

poster

En realidad, ésta es la historia de un enfermo, un sociópata. Personas que por un trastorno psicológico no respetan las normas sociales ni morales y a pesar de ser conscientes del mal que están haciendo, siguen adelante para conseguir lo que se propongan. No es la mera ambición, ni la competitividad, ni hay que preguntarse hasta donde está dispuesto a llegar el profesional porque, a mi parecer, se trata de un enfermo. La pregunta es cómo no se dieron cuenta antes de lo que hacía y por qué no se evitó. Ahí está la parte que, como estudiantes de periodismo, nos interesa.

Un caso semejante es el de la periodista Janet Cooke, antigua redactora del Whashington Post, que ganó el Pulitzer gracias a un artículo inventado publicado en 1980: “El mundo de Jimmy”, donde contaba la historia de un niño de ocho años adicto a la heroína.  Por todos es conocido también el fraude que llevó a cabo Jayson Blair, antiguo redactor del prestigioso diario The New York Times. En mi opinión, todos ellos sociópatas aunque no lo haya declarado así un tribunal médico. Mera opinión personal. La película es merecedora de nuestra atención y relevante únicamente porque hubo alguien que se detuvo a analizar las historias y a investigarlas. De algún modo hizo ver que algo así podía suceder y que había que prestar mucha atención a la procedencia de las historias y sus personajes para asegurarnos de que es cierto: no solo con que sea algo llamativo o gracioso, que nace de un redactor de un gran medio ya hay que lanzarse de cabeza a publicar, son cosas que hay que comprobar. Detrás de cada historia hay muchos protagonistas además de los paralelos a la historia principal con los que contrastas la información de los primeros.

stephen-glass

Una de las últimas frases que podemos leer en el artículo de Pennerberg dice:

“It is ironic that online journalists have received bad press from the print media for shoddy reporting. But the truth is, bad journalism can be found anywhere.”

Así reivindica que no solo la prensa tradicional por ser “tradicional” es superior a los medios online. Ambos pueden disponer de grandes profesionales al igual que pueden equivocarse como queda patente en el caso de la película, en el de Cooke y en el de Blair.

El periodista tiene vidas y sucesos en movimiento entre sus manos que convierte en artículos o reportajes que llegarán a muchas personas. La responsabilidad es infinita. Algo tan valioso ha de revisarse una y otra vez por el propio autor y un superior, como tu editor: por si hay errores en algún dato, por si te han mentido, por si has escuchado la fuente o fuentes erróneas. El hecho de que un redactor sea reconocido en un diario no quiere decir que nunca se equivoque. En la película al resto de compañeros se le revisaban una y otra vez, y Stephen escribía y publicaba los artículos como churros, sin supervisión, sólo con los aplausos de compañeros y lectores fieles.

De lo que realmente nos sirve analizar esto es que como estudiantes de periodismo sepamos de estos casos para conocer en profundidad el mundo que amamos y al que nos dedicamos. Nuestra base de datos y nuestro archivo mental sobre la profesión debe ser rico y muy completo.

Periodismo con mayúsculas

TITULO: “Newpapper. Cómo la revolución digital transforma la prensa.”

AUTOR: Albert Montagut

NÚMERO DE PÁGINAS: 430

EDITORIAL: Deusto

PRECIO: 19,95

El periodista de siempre, el que nos dio la vocación y nos inyectó en sangre la pasión por la profesión se manifiesta en las páginas de Newpapper a través de la experiencia del periodista Albert Montagut. Montagut narra desde la primera vez que se conectó a Internet en el único PC con acceso a la red que había en la redacción, hasta los días en que todo ciudadano puede leer su periódico en una tablet. El profesional de la comunicación se enfrenta, desde hace años, a Internet y la postura en que éste sitúa al periodismo nos pide una mayor calidad editorial, mayor honestidad, fortalecer la fidelidad a uno mismo como periodista y una especial atención al código deontológico porque “no todo vale en el online”.

Imagen

Montagut recoge más de 10 voces de mujeres y hombres que han entregado su vida al periodismo y que transmiten su opinión sobre el periodismo e Internet desde sus vivencias, con la perspectiva de los que han vivido el cambio. Es como recibir una clase con los mejores ponentes capítulo tras capítulo con Albert Montagut como guía.

Newpapper muestra las virtudes y el lado oscuro de Internet a través del tiempo hasta la actualidad y expone la problemática en el on-line del “todo se puede” en Internet.  Extraemos como moraleja la necesidad de rescatar los valores del periodismo de siempre y mantenerlos on-line. Newpapper rompe fronteras y nos muestra cómo se valora el print en otros países: nos enseña el funcionamiento de algunos diarios gratuitos de Estados Unidos y nos abre una ventana para observar las redacciones de los grandes. También podemos ver la clave del periodismo alemán para que Internet y print no choquen negativamente.

Como estudiante de periodismo y futura profesional vocacional, leer Newpapper es tener el privilegio de escuchar la voz de un profesional que te habla desde el saber de los muchos años dedicados al mundo de la comunicación y que te enseña nombres de grandes comunicadores desconocidos hasta ahora para mí y su labor; ves de donde han salido los periodistas que más lees o descubres nuevos ídolos; datos de la historia del periodismo y tantos otros detalles que me gustaría retener como en una memoria, un archivo sobre la profesión que amo para poder ir así tener una rica documentación sobre la misma. Es curioso y, muy de agradecer, ver en estos relatos momentos históricos del mundo del aprensa que marcan un antes y un después en el cómo reaccionar y cómo salir de nuevas situaciones. Nuevas soluciones a los nuevos problemas que van surgiendo y de ahí el nacimiento de nuevas formas de comunicar.

Imagen

Montagut introduce una idea muy buena e interesante que anima a seguir apostando por cosas nuevas y es que: los diarios que han tenido corta vida, como por ejemplo ADN, también han servido para dar lecciones y conocer nuevos soportes y nuevas formas de hacer periodismo. Que sus muertes no supongan la rendición sino algo de lo que aprender y a lo que prestar especial atención. Lo que importa, leemos en Newpapper, es que se haga buen periodismo –“del que hace pensar”- del que remueve la sociedad. No existe la cobardía ni el miedo en cuestión de apostar por el periodismo de calidad.

El libro también hace hueco para hablar del periodismo ciudadano: el “yo periodista” que nace con Internet y de cómo la inmediatez ha transformado la prensa. El poder de la comunicación, las redes, la telefonía móvil, es infinito. La responsabilidad a la hora de hacer uso de esos canales será imprescindible. Y la convergencia print-online para que sea exitosa debe abordarse desde el compromiso por los valores de siempre. En definitiva es una llamada al buen uso del poder de comunicar a no asustarnos por los cambios ni dejarnos amedrentar por los problemas que vengan. Trabajando así podremos seguir luchando por el resurgir del cuarto poder que antaño fue la prensa: voz de los silenciados y docente de masas.

Leer el último libro de Montagut es como observar un atardecer lento, detallado. Por qué atardece, porqué no es malo, qué le afecta y cómo llegar al día siguiente. Para los estudiantes de periodismo estos relatos suponen una mirada al periodismo en estado puro y una nueva perspectiva, la que nos dice que tenemos el poder de cambiar las cosas, sólo tenemos que encontrar las armas y saber utilizarlas bien.

La victoria del periodismo local

Introducción:

La realización de este trabajo-análisis está motivado por la lectura del artículo “Escribir local: Cómo los periódicos pequeños están sobreviviendo”  de Daniel Akst (periodista de The Washington Post) en el que se desprende una conclusión del profesor nacido en Nebrasca,  Philip Meyer: los grandes mercados de periódicos tienen una cobertura mucho más local que los mercados pequeños”.

Análisis:

A raíz de esta sentencia hemos realizado un trabajo basado en el análisis de cinco ejemplares del diario de tirada nacional EL MUNDO (edición de Alicante) y del diario de tirada regional LA VERDAD (en su edición de Alicante y Elche), para así determinar si se cumple este supuesto en la vertiente española.

El análisis se ha realizado en ambos diarios los días 5, 6, 7, 8 y 11 de febrero de 2013.

Nos hemos centrado en las noticias de Alicante capital, obviando otras, también locales, de otros lugares de la Comunidad Valenciana o de la provincia de Alicante.

En cuanto a los resultados que arroja el análisis del diario El Mundo, hemos concluido que incluye una media de 11 noticias de Alicante, mientras que el diario La Verdad es de 25,4 en los cinco días analizados. Es este dato el que nos permite discrepar con la premisa enunciada por Philip Meyer, ya que nosotros evidenciamos que en el diario de tirada regional La Verdad, hay más noticias de Alicante capital, que en El Mundo, recordando que éste último saca un suplemento sólo para noticias de la provincia de Alicante.

De las 288 páginas analizadas de La Verdad, con  una media de paginación de 57,6 en los cinco días analizados, el porcentaje medio de noticias de Alicante capital sobre el total de noticias del diario es de 29,96%.

Lo que refuerza nuestro argumento de que, en este caso, el Diario La Verdad sí que publica más noticias locales que El Mundo, es que de 312 páginas analizadas, con una media de paginación de 62,4, el porcentaje anteriormente mencionado, es tan sólo de un 14,84%.

elmundo
Datos del diario El Mundo (Edición Alicante)
laverdad
Datos del diario La Verdad (Edición Elche-Alicante)

Conclusión:

En nuestro análisis, el diario local SÍ que publica más noticias de contenido local que el de tirada nacional, por lo que negamos la conclusión de Philip Meyer. La media de noticias en cada uno de los dos medios analizados, es bastante parecida, existe una desviación de diez noticias aproximadamente entre cada medio y aun así la diferencia de noticias publicadas de Alicante es muy superior en el diario regional La Verdad.

También hemos evidenciado, aunque por otra  parte nos parece lógico, que El Mundo no recoge tantas noticias de tantos municipios o localidades como La Verdad. Es decir, que mientras en El Mundo cuesta encontrar noticias de municipios como Torrevieja, Orihuela, etc., en La Verdad sí que las encontramos con más asiduidad, lo que responde a un periodismo más hiperlocal como el que practica este periódico y que conjuga con la idea que estamos defendiendo en este trabajo: que Philip Meyer se equivoca y que realmente, en el caso del periodismo “más local” sí que encontramos más noticias tanto en cantidad cómo en número de municipios o localidades de los cuales encontramos noticias.

porcentajeselmundo laverdadqueso

Nuevas herramientas para contar historias

PR07_NEWPAPER_130213_LORENZO_MARTINEZ_NAVARRO

Ficha técnica

Título: “Newpaper. Cómo la evolución digital transforma la prensa”

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 432

Editorial: Deusto

Prólogo: Vicente Verdú

Palabras claveperiodismo, digital, print, online, tecnología

Los tiempos cambian, y la sociedad con ellos. Nuevos hábitos sustituyen a otros viejos, y aquellas costumbres que teníamos de toda la vida evolucionan y otras se transforman. Esto mismo sucede en el mundo del periodismo, y Albert Montagut es conocedor de primera mano. NewPaper. Cómo la revolución digital transforma la prensa es la última obra de este profesional de la comunicación barcelonés.

Imagen

La motivación principal de NewPaper nace de la necesidad de explicar el relato cronológico que ha sufrido la prensa escrita o “print” y el entorno online. Y es que internet ha tambaleado los cimientos de la comunicación desde todos sus ángulos, de tal manera, que ha puesto en serio peligro la supervivencia de los diarios tradicionales. Vivimos una nueva era tecnológica en la cual empera la inmediatez y la comodidad de la información online. Y en medio de esta encrucijada se encuentran los diarios, obligados a replantearse un nuevo modelo de negocio que pueda salvarlos, y a los periodistas, que deben saber adaptarse y aprovechar al máximo esta convergencia digital.

La necesidad de explicar esta revolución, junto a la experiencia de Montagut en Adny las charlas con jóvenes estudiantes de periodismo de Universidad Miguel Hernández de Elche, entre otras muchas universidades españolas, sirvieron de estímulo y aliciente para escribir esta obra.

Además de experiencias y vivencias propias, Albert Montagut recoge en NewPaper las opiniones y anécdotas de grandes profesionales en el ámbito de la comunicación y pioneros de esta transformación digital en nuestro país. Pedro J. Ramírez, Juan Luis Cebrián, Mario Tascón, Juan Varela e Ignacio Escolar son solo algunos de los nombres que colaboran para formar este plantel de lujo.

La revolución que ha supuesto internet en el mundo de la prensa, ha sido rápida, tanto que a muchos directores y periodistas este cambio les supuso el fin, ya que como afirma Montagut: “El cambio se veía, pero no se percibía”. De hecho ningún avance en las mejoras de internet ha llegado procedente de las empresas periodísticas tradicionales, pese a las grandes inversiones online. Y es que la mentalidad predominante apostaba por acoplar el mundo print al online, hecho que precipitaba al desastre. “Print y online no son mundos convergentes”, destaca Mario Tascón, impulsor de elmundo.es y prisa.com, uno de los pioneros en apostar por la importancia de la información online. Consiguió colocar a El Mundo a la vanguardia de los diarios de habla hispana y liderando el mercado mundial en menos de tres años.

Albert Montagut ha sabido adaptarse a los tiempos, él, nacido como periodista tradicional, no tuvo más remedio que aferrarse a las nuevas tecnologías y evolucionar junto al mundo de la comunicación tan cambiante en estos últimos años. Pero no todos los grandes profesionales han sabido o querido reinventarse. Periodistas veteranos de la vieja escuela como Miguel Yuste de El País que hace unos años no creían en la realidad de internet: “El que vale vale, y el que no, al digital”. Montagut reflexiona en su libro  como muchos de sus colegas no adivinaron las ventajas del cambio de plataforma ni lo que representaba la red.

Imagen

Uno de los ejemplos más claros de la importancia que están tomando los medios digitales es el incremento de publicidad que se está dando en las ediciones online, que en muchos casos y en muchos países ya superan los beneficios de la publicidad en papel, por ejemplo el grupo germano Axel Springer, propietario Die Welt y Bild, obtuvo más ingresos publicitarios procedentes de sus empresas online que de sus empresas print. Esto es una consecuencia de los nuevos hábitos de lectura y de la supremacía actual de los medios digitales.

Convertir la información de los medios digitales, hoy todavía gratuita, en información de pago es otro de los frentes que Montagut destaca en su obra. Hay diarios europeos y americanos que se están planteando cobrar por acceder a sus informaciones, como ya hiciera El País en 2002, aunque en aquella ocasión no fue una estrategia muy hábil, ya que la plataforma online de El Mundo, gratuita, le arrebató el mercado de la información con buenos contenidos por los que no había que pagar. Ahora más que nunca, se reabre este debate, y los grandes diarios mundiales ven los contenidos de pago como una forma de reinventarse, con contenidos más atractivos y personalizados para el lector. La plataforma ORBYT de El Mundo es uno de estos ejemplos, por los que Pedro J. Ramírez apuesta firmemente.

Tal vez, esta distinción, pueda poner de manifiesto como recalca Montagut una separación real de lo que es información veraz y contrastada, de la información al peso que hoy día se reparte en la red. Como decía Steve Jobs: “No quiero que acabemos convirtiéndonos en una nación de blogueros. Creo que necesitamos más nivel editorial que nunca”.

Albert Montagut reflexiona a lo largo de NewPaper cómo esta revolución digital es una oportunidad perfecta para realizar un mejor periodismo. Nunca el profesional tuvo tantas herramientas a su disposición y los diarios nunca fueron tan libres de innovar en formatos y modelos de negocio. Las redes sociales como Facebook y Twitter pueden ser el mejor amigo del profesional, que debe de estar más cualificado que nunca. Al fin y al cabo, el periodista debe contar historias, y para ello cuenta con nuevas herramientas.

Titulares

– La tecnología es el futuro de la prensa

– La publicidad online ya supera a la publicidad print

– El mundo online facilita la búsqueda de la excelencia. Aunque nunca se alcanza

– La prensa ha de ser rentable para garantizar su independencia política y su pluralismo.

– El periodista debe valorar, tener criterio y trabajar duro para ganarse su credibilidad.

NewPaper: una historia de cómo el Periodismo no se crea ni se destruye, sólo se transforma

PR07_NEWPAPER_130213_RUBEN_REYES_CARRASCO

Título: NewPaper: Cómo la revolución digital transforma la prensa

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 432 páginas

Editorial: Deusto S.A. EDICIONES

Prólogo de: Vicente Verdú

portadamontagut2
Fuente: http://www.periodistadigital.com


El periodista catalán Albert Montagut publicó en noviembre de 2012 este libro, su segunda obra tras Fe de Errores. En NewPaper Montagut ahonda en la convergencia que se ha llevado a cabo entre el periodismo print y online y las transformaciones que han sucedido y se sucederán en el periodismo tradicional tras la irrupción de algo que en sus primeros días sólo unos pocos le dieron la importancia y dimensión que realmente tuvo, tiene y tendrá: Internet.

En cuanto a esta rivalidad entre prensa en papel y online, podemos analizar los resultados que arrojó un estudio de la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC) en 2011, en la que se pueden encontrar diversas conclusiones que, en tan solo dos años, se puede decir que se han quedado obsoletas, lo que sirve para hacerse una idea de como cambia el universo print y online en poco tiempo.

IMG_8402

Para ello, el periodista catalán expone sus teorías conjugándolas con las opiniones de periodistas muy reputados de la prensa española como Pedro J. Ramírez (El Mundo), Mario Tascón (lainformación.com), Juan Luís Cebrián (El País), Gumersindo Lafuente, Juan Varela (periodistas21.com) e Ignacio Escolar (eldiario.es), entre muchos otros. Es aquí donde se ve la intención del autor mezclando las opiniones, tanto de personajes de reconocida trayectoria print como de otros que tienen la suya en el terreno de lo online. Esto ayuda al lector a hacerse una idea más global de las teorías o argumentos que esgrime Montagut, ya que podemos conocer las dos versiones del “conflicto”.

Pero que esto no confunda, no queremos decir que NewPaper sea una sucesión de opiniones de reconocidos periodistas españoles, no. NewPaper relata de manera amena y precisa las diferentes etapas por las que ha pasado el periodismo online en España (y en el mundo) y un repaso a los problemas a los que se han enfrentado y se enfrentarán los periodistas del futuro. Un futuro que, tras la lectura del libro, estará marcado sobremanera por lo online.

Se ha pasado de un periodismo en el que el periodista online estaba marcado por la frase: “El que vale, vale, y el que no, va a la web”, como le dijeron a un Andrés Gil recién llegado a la escuela de El País, a un periodismo en el que lo online ha adquirido una importancia capital y no todos los periodistas estaban preparados ni dispuestos para este cambio. De ahí se desprende uno de los grandes motivos de la situación que vive hoy en día el periodismo: no nos hemos sabido adaptar a lo que las señales nos estaban prediciendo.

Información web gratuita o de pago

El debate entre prensa online gratuita y de pago es algo que lleva mucho tiempo en el disparadero. Es aquí donde Montagut se refiere a los datos que arrojan los diferentes estudios que se realizaron cuando El País, en 2002, decidió convertir sus contenidos online en contenidos de pago. Algo que en su momento fue “criticado” y le hizo perder una posición preponderante en el panorama de webs de noticias online, pero que a años vista, hubiera solucionado muchos problemas de la prensa actual si todos los medios se hubieran acogido a esa medida, tan impopular en ese tiempo. Durante ese periodo en el que elpaís.com cobró por los contenidos, elmundo.es se erigió como la web de noticias en castellano más visitada. Finalmente, en 2011, tras la vuelta a los contenidos gratuitos de elpais.com en 2005, la web del diario dirigido por Juan Luis Cebrián, conseguiría arrebatarle el liderazgo en cuanto a número de usuarios que visitan la web a elmundo.es. Ahora el panorama se plantea más claro con plataformas como Orbyt de El Mundo y el Kioko y Más de El País, de ABC, Ideal (Granada) y El Correo, entre otros. En este enlace podemos encontrar una referencia a esta plataforma de Vocento surgido con el fin de plantar cara a Orbyt.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Así responde el exdirector de ADN a una de las cuestiones más candentes en el panorama periodístico español, pero son múltiples los temas que tienen cabida en el NewPaper, tales como el periodista multitarea y su importancia en las redacciones de hoy en día, en las que se producen sinergias de medios o el problema del anonimato de Internet y la difusión de rumores que ha hecho que la información que recibimos por este medio tenga un carácter menos serio o más sensacionalista que en la prensa escrita, entre otros.

Si hay algo que criticar en “NewPaper: Cómo la revolución digital transforma la prensa” es que el formato se hace algo pesado cuando introduce largas citas de periodistas, ya que normalmente mezcla diferentes temas y el lector se puede confundir. También la introducción de artículos publicados en prensa hacen que en ocasiones el libro se le atragante al lector. Pero, en definitiva, el libro es una herramienta estupenda para conocer el panorama actual y ahondar en el futuro de la prensa escrita y online, tanto en España como en el mundo, sustentada por las opiniones de pesos pesados en el mundo del Periodismo español.

Albert-Montagut-en-su-despacho_54355618939_54028874188_960_639
Fuente: http://www.lavanguardia.com

El final del libro es una de las partes más destacables, si bien no hace hincapié en ningún tema concreto, sino que toca diversos temas que el autor cree que serán de gran importancia en el futuro del Periodismo. Un soplo de aire fresco para el periodista o futuro periodista que lea el libro. Montagut habla del futuro de la prensa, de la importancia de la preparación del periodista y de que éste sea optimista, dando así consejos y ejemplos para afrontar una etapa que, para el joven periodista que ya tiene asumidos esos roles print y online, será bonita, pero también dura y competitiva.

Entrevista a Albert Montagut en Thecult.es: Aquí

Titulares:

-“Internet es el rey de todos los husos horarios del mundo”.

-“La prensa se resiste al cambio digital, pero las estadísticas indican que el cambio del print por el online es inevitable. Ser o no ser; Vivir o morir”.

-“La prensa ha de mirar hacia adelante y no dar por bueno ningún presupuesto que no sea rentable. La prensa ha de ser rentable por sí misma”.

– “Hay que hacer menos páginas y hacerlas mucho mejores, más rigurosas. Más atractivas”.

-“Ha llegado el momento de ser optimistas, de corregir nuestros errores y ver en el cambio tecnológico y el mundo online el camino a seguir. Al final de ese túnel la luz brillante siempre será el Periodismo”.

Palabras clave: prensa de pago, prensa gratuita, online, print, periodista multitarea

Newpaper, andadura de un Periodismo reinventado por Internet

PR07_NEWPAPER_130213_TOMAS_ORTIZ_PEREZ

Ficha técnica

Título: “Newpaper. Cómo la evolución digital transforma la prensa”

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 432

Editorial: Deusto

Prólogo: Vicente Verdú

Precio: 19,95 euros

Como las armas de fuego hicieron con las espadas, como el coche hizo con el caballo, como el ordenador hizo con los archivadores, lleva haciendo durante los últimos años el online con el papel en el mundo de la información. El proceso de adaptación por el que pasa el Periodismo y los medios desde la llegada de internet ha sido cuanto menos acelerado y desorientador. Acelerado en lo referente a los numerosos cambios que en poco tiempo ha sufrido la sociedad y sus hábitos a la hora de informarse, y desorientador por las mil y una incógnitas todavía sin resolver a las que se han enfrentado los medios, sobre todo el de la prensa escrita, desde la aparición de ese fenómeno lleno de posibilidades llamado internet.

newspaper-casadellibro-com

En la obra de Albert Montagut, Newpaper, se recoge la opinión de una treintena de veteranos periodistas, la gran mayoría compañeros suyos de redacción en El Periódico, El País, El Mundo y Adn, acerca de este cambio radical de la prensa provocado por las nuevas tecnologías y la información digital. En este relato, Montagut no sólo pretende hacernos reflexionar sobre la incursión de las nuevas tecnologías en el periodismo actual, sino que además explica los causantes de algunos errores cometidos por los dirigentes de los medios durante su adaptación al cambio social e informativo de los últimos tiempos. Para lograr el objetivo final de esta reciente obra, Montagut se ha servido de la ayuda y testimonios de profesionales de la talla de Pedro J. Ramírez, Juan Luis Cebrián, Mario Tascón, Juan Varela e Ignacio Escolar, entre otros. Todos ellos pioneros en la trasformación digital en España.

Montagut intenta explicar con detalle qué ha pasado en estas casi dos décadas desde que internet entró en las redacciones de los diarios, y lo hace siempre desde un enfoque centrado en el presente, ya que para él, internet es el presente en el que se mueve el periodismo actual. Un presente donde el rol del periodista ha cambiado por completo y donde el lector ha adquirido un papel determinante al poder interactuar con la información.
Lo relatado en la obra sobre el futuro de la prensa escrita es algo impreciso, se concluye que en el futuro seguirán existiendo los periódicos con otro tipo de contenidos, pero no se especifica cómo y qué contenidos serán los que persistan en el papel.

130301717_640

Otro tema que se aborda en esta reciente obra del periodista catalán es el interminable debate entre prensa online gratuita y de pago. Pagar por la información digital o no. Una ecuación sin resolver para los dirigentes de los medios digitales. Montagut se muestra partidario de erradicar el modelo gratuito de las webs y levantar muros de pago para dar valor a los contenidos propios de los periódicos. Según él, si los medios digitales hubieran convertido la información online en contenidos de pago cuando lo hizo El País en 2002, no nos enfrentaríamos a muchos de los problemas de la prensa actual.

Llama la atención que los periodistas que dan su testimonio o cuentan sus anécdotas en Newpaper son profesionales de avanzada edad. En la obra se habla de la necesidad de una sinergia de épocas donde exista una convivencia armónica entre los periodistas recién licenciados y los veteranos. Una sinergia donde se incluyan los principios básicos del Periodismo y las posibilidades de las nuevas herramientas. Para Montagut no todo es blanco o negro, si bien admite los beneficios de la nueva era digital, reclama que se rescaten los valores del Periodismo de siempre y mantenerlos. Montagut es un habitual de las redes sociales y las califica de una nueva herramienta para contar historias, una de las funciones principales del periodista.

En definitiva, Montagut no ha decepcionado y ha mantenido el nivel de su predecesora obra maestra Fe de Errores. Como valoración personal le otorgo un gran mérito al esfuerzo de haber reunido a ese conjunto de profesionales de renombre para que den su visión sobre este tema tan interesante y del que aún hoy surgen preguntas para las que no se hallan respuesta. La realidad es que nos encontramos ante un problema del modelo de negocio en el Periodismo y las decisiones que han ido tomando los dirigentes de los grandes medios españoles son los causante de la actual situación en la profesión. Nosotros, los futuros periodistas, seremos quienes recojamos los frutos de esas decisiones y los que lucharemos para cambiar esta situación desoladora.

TITULARES:

  • Ahora somos más conscientes de nuestras flaquezas y eso es un gran avance.
  • La comunidad digital tiene una gran influencia en el futuro del Periodismo.
  • Ha llegado el momento de ser optimistas, de corregir nuestros errores y ver en el cambio tecnológico y el mundo online el camino a seguir.
  • Hay que abandonar lentamente esa gratuidad, hay que crear muros lógicos que impidan el acceso a las mejores informaciones.
  • El Periodismo es Periodismo, independientemente de cuál sea el soporte en el que se transmita.

 

Producción Periodística UMH

Paco Nadal >> El Viajero

Producción Periodística UMH

La voz de Iñaki

Producción Periodística UMH

Aguas Internacionales

Producción Periodística UMH

e-periodistas

Producción Periodística UMH

Novosmedios.org

Producción Periodística UMH

Periodismo Ciudadano

Producción Periodística UMH

eldiario.es - Escolar.net

Producción Periodística UMH

El Comidista

Producción Periodística UMH

...maquetadores

Producción Periodística UMH

La Libreta de Van Gaal

Producción Periodística UMH

Félix Arias Robles

Félix Arias Robles

juanlusanchez.com

Producción Periodística UMH

Eurogaceta

Pensamiento, Universidad y Red

Periodistas 21

Producción Periodística UMH

En la boca del lobo

Producción Periodística UMH

La buena prensa

Producción Periodística UMH