Archivo de la etiqueta: futuro

Periodismo con mayúsculas

TITULO: “Newpapper. Cómo la revolución digital transforma la prensa.”

AUTOR: Albert Montagut

NÚMERO DE PÁGINAS: 430

EDITORIAL: Deusto

PRECIO: 19,95

El periodista de siempre, el que nos dio la vocación y nos inyectó en sangre la pasión por la profesión se manifiesta en las páginas de Newpapper a través de la experiencia del periodista Albert Montagut. Montagut narra desde la primera vez que se conectó a Internet en el único PC con acceso a la red que había en la redacción, hasta los días en que todo ciudadano puede leer su periódico en una tablet. El profesional de la comunicación se enfrenta, desde hace años, a Internet y la postura en que éste sitúa al periodismo nos pide una mayor calidad editorial, mayor honestidad, fortalecer la fidelidad a uno mismo como periodista y una especial atención al código deontológico porque “no todo vale en el online”.

Imagen

Montagut recoge más de 10 voces de mujeres y hombres que han entregado su vida al periodismo y que transmiten su opinión sobre el periodismo e Internet desde sus vivencias, con la perspectiva de los que han vivido el cambio. Es como recibir una clase con los mejores ponentes capítulo tras capítulo con Albert Montagut como guía.

Newpapper muestra las virtudes y el lado oscuro de Internet a través del tiempo hasta la actualidad y expone la problemática en el on-line del “todo se puede” en Internet.  Extraemos como moraleja la necesidad de rescatar los valores del periodismo de siempre y mantenerlos on-line. Newpapper rompe fronteras y nos muestra cómo se valora el print en otros países: nos enseña el funcionamiento de algunos diarios gratuitos de Estados Unidos y nos abre una ventana para observar las redacciones de los grandes. También podemos ver la clave del periodismo alemán para que Internet y print no choquen negativamente.

Como estudiante de periodismo y futura profesional vocacional, leer Newpapper es tener el privilegio de escuchar la voz de un profesional que te habla desde el saber de los muchos años dedicados al mundo de la comunicación y que te enseña nombres de grandes comunicadores desconocidos hasta ahora para mí y su labor; ves de donde han salido los periodistas que más lees o descubres nuevos ídolos; datos de la historia del periodismo y tantos otros detalles que me gustaría retener como en una memoria, un archivo sobre la profesión que amo para poder ir así tener una rica documentación sobre la misma. Es curioso y, muy de agradecer, ver en estos relatos momentos históricos del mundo del aprensa que marcan un antes y un después en el cómo reaccionar y cómo salir de nuevas situaciones. Nuevas soluciones a los nuevos problemas que van surgiendo y de ahí el nacimiento de nuevas formas de comunicar.

Imagen

Montagut introduce una idea muy buena e interesante que anima a seguir apostando por cosas nuevas y es que: los diarios que han tenido corta vida, como por ejemplo ADN, también han servido para dar lecciones y conocer nuevos soportes y nuevas formas de hacer periodismo. Que sus muertes no supongan la rendición sino algo de lo que aprender y a lo que prestar especial atención. Lo que importa, leemos en Newpapper, es que se haga buen periodismo –“del que hace pensar”- del que remueve la sociedad. No existe la cobardía ni el miedo en cuestión de apostar por el periodismo de calidad.

El libro también hace hueco para hablar del periodismo ciudadano: el “yo periodista” que nace con Internet y de cómo la inmediatez ha transformado la prensa. El poder de la comunicación, las redes, la telefonía móvil, es infinito. La responsabilidad a la hora de hacer uso de esos canales será imprescindible. Y la convergencia print-online para que sea exitosa debe abordarse desde el compromiso por los valores de siempre. En definitiva es una llamada al buen uso del poder de comunicar a no asustarnos por los cambios ni dejarnos amedrentar por los problemas que vengan. Trabajando así podremos seguir luchando por el resurgir del cuarto poder que antaño fue la prensa: voz de los silenciados y docente de masas.

Leer el último libro de Montagut es como observar un atardecer lento, detallado. Por qué atardece, porqué no es malo, qué le afecta y cómo llegar al día siguiente. Para los estudiantes de periodismo estos relatos suponen una mirada al periodismo en estado puro y una nueva perspectiva, la que nos dice que tenemos el poder de cambiar las cosas, sólo tenemos que encontrar las armas y saber utilizarlas bien.

Anuncios

Conclusiones de la charla de Pedro J. Ramírez

PR01_PEDROJOTA_241012_GR18

Imagen

Los periódicos no pasan por su mejor época, algo que sabe bien el periodista y director del diario EL MUNDO, Pedro J. Ramírez. La crisis que sufrimos en la actualidad, junto con la que arrastra el periodismo desde hace algunos años, ha provocado que se sometan a debate los modelos de negocio que marcan las pautas de esta profesión. La inversión publicitaria en la prensa escrita ha descendido de forma drástica durante los últimos años, esa pérdida de ingresos por parte de los medios no se ha visto rentabilizada por el crecimiento de la publicidad online. Es por eso que Pedro J. aboga por la creación de dos autopistas de información digital, una basada en la oferta informativa de carácter gratuito que, en comparación con la que ofrece contenidos de pago, más completa con valor añadido y contenidos exclusivos, es más escueta e incompleta.

Para la oferta del contenido online con más calidad, Pedro J. exige un dispositivo físico que sea manejable y que en cierta manera sustituya a un periódico de papel con la misma o superior comodidad sin las barreras físicas de los tabloides de papel. Es por eso que la presentación del Ipad abrió los ojos al director de EL MUNDO en cuanto a las nuevas posibilidades que permiten las tablets. Por fin era posible consumir un producto periodístico de gran calidad y sin gastos de impresión, papel y distribución. Estas posibilidades que se abrieron con la llegada del Ipad casan con la idea de que los dispositivos móviles y el contenido de pago en Internet acabarán por imponerse como un nuevo formato de periodismo, si bien antes deben cambiar las redacciones, la publicidad, que pasará a ser inteligente y la fisionomía y prestaciones de los periódicos dependiendo en que dispositivo se lea (smartphones, tablets, PCs).

Estamos de acuerdo en que tiene que existir un producto periodístico de calidad superior que sea de pago (ORBYT), para así hacer rentable ese trabajo informativo que se ha regalado y se sigue regalando en muchos medios online desde la proliferación de los medios digitales. Así se puede personalizar la publicidad y los targets de la misma para que la inversión de los anunciantes sea más atractiva para los consumidores y más próspera para los medios. Con la llegada de estos nuevos argumentos, el periodismo tradicional va a cambiar mucho, lo cual no significa que el rigor informativo y la calidad periodística sean menores ni que deban existir menos periodistas en las redacciones. La clave está en volver a hacer de esta profesión algo rentable para los directores de cabeceras e inversores y más justa y apasionante para los profesionales de las redacciones.