Un Periodismo dubitativo, pero con mucha vida

PRVOL_01_RUBÉNREYES

Título: La explosión del Periodismo: De los medios de masas a la masa de medios

Autor: Ignacio Ramonet

Número de páginas: 155 páginas

Editorial: Clave Intelectual

Palabras clave: Periodismo, futuro, medios de masas, calidad o cantidad, cuarto poder.

Ignacio Ramonet (1943; Redondela (Pontevedra)) expone y analiza, desde su punto de vista, los argumentos que están llevando al Periodismo a experimentar la explosión que da título a su obra. “La revolución digital hace estremecer a los grandes grupos mediáticos”, lo que obliga a muchos medios a adaptarse o morir, esto es, embarcarse en la aventura de Internet, algo que tenemos asumido, y ofrecer contenidos gratuitos, algo que cuesta más de asumir. Gran parte de culpa la tiene también la democratización de la información, si bien es una consecuencia lógica de la llegada de Internet.

Otro de los motivos enunciados en la obra, es la erosión de la credibilidad de los medios, algo que viene motivado por la propiedad de los grandes grupos mediáticos, ya que la prensa pertenece a oligarcas en posesión del poder económico y que actúan en connivencia con el poder político, amén de la excesiva concentración mediática. Esto ha desembocado en que el Cuarto Poder, el perro guardián de la democracia, ese papel que históricamente (y teóricamente) ha desempeñado el Periodismo, haya quedado totalmente desvirtuado.

1287868146342
Ignacio Ramonet / elperiodico.com

La sociedad que vive a la expectativa de un muro informativo, que “censura” mediante el exceso informativo, bloqueando o, en cualquier caso, haciendo más difícil la localización, de la información correcta verdadera, dando lugar así a ignorantes saturados de información”. Esto ha hecho que la puesta en escena de la información sea más importante que la verificación y análisis de la información, la lucha diaria de los medios por ser los primeros en publicar X, en lugar de publicarlo después, pero con un mayor análisis y un mejor enfoque para el lector que verdaderamente se quiere informar y quiere conocer esos hechos. Es consecuencia lógica, considerando estas premisas, que los propios medios hayan sido los que han cavado la tumba de ese cuarto poder que se les presuponía. En lugar de alzar su prestigio, lo están hundiendo. Ahora sólo hay un poder, una sola esfera de poder: Internet.

Los “perros guardianes rabiosos”, así los llama Ramonet, son los grupos mediáticos del poder mediático establecido y que acallan a la oposición ideológica, citando, como ejemplo, el caso del magnate, político y vividor italiano, Silvio Berlusconi. La globalización liberal y los medios de comunicación de masas van de la mano. Así pues, no nos debe extrañar recibir una sobrecarga de información, pero de información plana. Por ello, Ramonet propone una solución, recibir menos información, pero de mejor calidad y la creación de un contrapoder para el cuarto poder, ya que es el único que no cuenta con uno.

Ignacio Ramonet / elmercuriodigital.es
Ignacio Ramonet / elmercuriodigital.es

En la parte final del libro, el autor comienza a exponer ejemplos de Periodismo que demuestran que las nuevas vías de la profesión pasan por métodos colaborativos como el Periodismo sin ánimo de lucro o el crowfunding, ejemplos de ellos son The Huffington Post o Politico.com y aprovecha también para hablar de WikiLeaks, la revelación de Assange, que han supuesto un arreón para las conciencias dormidas de muchos (si bien el único cable que realmente levantó la indignación de un pueblo fue el tunecino, que acabó con el derrocamiento del monarca, consentido por Occidente, Ben Alí) y que, sin embargo, si no fuera por las cabeceras que se erigieron en pos de los “cables” para su edición y publicación (The Guardian, The New York Times, Der Spiegel, Le Monde y El País), probablemente no habrían tenido la repercusión que han tenido, ya que el panorama de medios parece que se empeñaba en silenciar unas revelaciones que han sido, están siendo y van a ser trascendentales para los ciudadanos, esas cosas “que los políticos no quieren que se aireen”.

Por último, el mensaje que quiere desprender Ignacio Ramonet, es que el Periodismo, como tal, no va a morir, la prensa escrita va a seguir teniendo su lugar: “los aviones no sustituyen a los barcos”, contar historias, no sólo proporcionar datos o cifras, sino hacer lo que uno quiere hacer cuando piensa en ser periodista, crear historias, elaborar un relato, máxime cuando hoy día los canales de información son tantos y tan ricos, sólo hay que saber seleccionar, jerarquizar y elegir la información de más calidad, la más correcta.

Ignacio Ramonet / Attac.tv
Ignacio Ramonet / Attac.tv

El libro de Ramonet me ha parecido una lectura amena y nada pesada. Sus 155 páginas lo hacen un libro fácil de leer, pero además la factura que le da a los temas que trata son totalmente innovadores, ya que se “mete” en temas que otros muchos autores no trata, y es por eso que me parece tan adecuada una lectura como esta. Además, más allá de temas meramente políticos, me parece admirable que defienda, como periodista, que hay dos vías, por un lado la del periodismo sin ánimo de lucro, o hasta yéndonos al lowcost, y por otros, casos como el de Die Zeit, que sin haber cambiado su apariencia seria en años, sigue manteniendo clientes e incluso vende más. Comparto con él que el hecho de que la balanza de pagos en cuanto a papel e internet sea injusta (los lectores de prensa escrita, mantienen a los que leen en web), creo que todo tiene a autorregularse, y aún es pronto para asegurar que en un futuro los anunciantes no pagarán precios parecidos en la red que los que se pagaban en los buenos años de la prensa escrita. El futuro pasa por las audiencias minoritarias, audiencias a las que el periódico conozca bien y pueda ofrecerle contenidos ajustados para así fidelizarlo, pero también hay que reconocer que con la crisis política, económica y social que estamos viviendo, no es nada fácil fidelizar al lector.

Titulares:

– La comunicación se ha convertido en una materia prima estratégica y son los nuevos gigantes de estos sectores (informática, electrónica y telefonía) quienes la controlan.

– Un periodista a quien una empresa paga y cuyos artículos-favorables a la compañía que le contrata- son revisados y validados por los directivos de la misma, ¿es realmente un periodista?

– Desde su creación, WikiLeaks es un festín permanente de secretos, una auténtica fábrica de primicias.

– Las relaciones entre prensa escrita e Internet continúan siendo desdichadas.

– El declive de la seguridad informativa es una de las causas de la crisis actual.

La rebelión del Periodismo independiente

PR09_LAMAREA_300413_lorenzomartíneznavarro

¿Es posible ejercer hoy en día un periodismo independiente, libre de intereses políticos y empresariales? Se hace complicado pensar en un periódico que no dependa de la publicidad para financiarse, sobre todo si esa publicidad puede llegar a condicionar o no los contenidos del medio. De esta encrucijada nace La Marea, formada por un equipo de valientes ex trabajadores del diario Público que tras imprimirse el último ejemplar de este diario, el 23 de febrero de 2012, se vieron en la calle. Sus dueños echaron a la calle al 85% de la plantilla.

Portada y contraportada del periódico La Marea
Portada y contraportada del periódico La Marea

Pero estos profesionales tienen mucho más periodismo que ofrecer. Un periodismo sin ningún tipo de presión política o empresarial que pueda condicionar sus artículos. Como reza en su web: “Periodismo es, por ejemplo, poder publicar el nombre de un banco responsable de un desahucio sin miedo a que retire sus anuncios. Ese es el único periodismo en el que creemos y el que vamos a ejercer en La Marea”. Una serie de conceptos inspiran sus principios éticos: libertad, igualdad, laicidad, defensa de lo público, economía justa, memoria histórica, movimientos sociales, trabajo digno, medio ambiente, república, vivienda digna y cultura libre. Apuestan por el periodismo de investigación y análisis, por la cultura y por esas otras historias que a menudo pasan inadvertidas para los medios de comunicación.

Quieren ser un medio de masas, que pueda leerse por un cristiano, un monárquico, un periódico con personalidad propia que aborda los diversos temas sin miedo y sin ataduras.

Pero, ¿cuáles son sus vías de financiación, sino cuentan apenas con publicidad? Toni Martínez, miembro fundador de la cooperativa MásPúblico, editora de La Marea, estuvo con los estudiantes de periodismo de la UMH el pasado 10 de abril y explicó los inicios de este periódico tan prometedor.

Toni Martínez, socio fundador y editor de La Marea
Toni Martínez, socio fundador y editor de La Marea

Apostaron por crear una cooperativa de trabajadores y usuarios (MásPúblico), en la que estos últimos tendrán un papel activo. Esta fórmula inédita en España e inspirada en el éxito del diario alemán Taz permite desvincular el diario de posibles intereses ajenos a los lectores de La Marea al contar con una base financiera independiente creada por miles de socios y lectores. Las decisiones que atañen a la gestión económica de la cooperativa y a las grandes líneas editoriales se toman en la asamblea de socios. La redacción es la que decide sobre los contenidos periodísticos.

La Marea aspira a que los contenidos publicitarios apenas generen un 10% del total de sus ingresos. Además la publicidad incluida está sometida a un código ético consensuado en asamblea. Aceptan marcas que no contradigan sus principios editoriales, rechazan la publicidad sexistas, financiera o especulativa, ni empresas que inviertan en empresas poco transparentes.

De esta manera, su principal financiación se basa en las ventas y suscripciones. El periódico se puede adquirir en quioscos de Barcelona, Madrid y Valencia por tan solo 3 euros: Como no disponen de un grupo editorial fuerte a sus espaldas ni de grandes capitales, su producto estrella que es el papel está presente en estas tres ciudades, de momento. También se puede comprar a través de la web.

 Además puedes ser socio, invirtiendo mil euros (un socio un voto en asamblea) y participando con la suscripción amiga: 12 números por 50 euros, gastos de envío incluidos y camiseta de regalo. Tienen una tirada de 25 mil ejemplares, 15 mil se reparten en los quioscos. Del margen de beneficio tienen que descontar la imprenta y la distribuidora que se lleva más de un euro por cada ejemplar repartido desde la imprenta al quiosco.

Viñeta de Vergara, colaborador de La Marea
Viñeta de Vergara, colaborador de La Marea

Es admirable el esfuerzo por reinventarse de estos profesionales. Creen en el periodismo auténtico, sin trabas para ejercer su vocación. En una época en la cual es muy complicado encontrar información veraz que no se encuentre salpicada de intereses políticos, económicos o empresariales; surgen auténticas rebeliones. Movimientos “socio periodísticos” para reinventar la profesión con nuevos modelos de negocio que ofrezcan viabilidad y a su vez no desinformen. Tras el cierre de Público han surgido cuatro nuevos medios: La Marea, Revista Mongolia, Líbero y Eldiario.es. Nuevos medios para nuevos tiempos. Medios que han llegado para quedarse y que son el futuro de la profesión. Solo falta decir suerte y… ¡a la rebelión!

 

La ola del Periodismo cooperativo

PR09_LAMAREA_300413_RUBÉNREYESCARRASCO

De todas las crisis emerge una gran oportunidad y así fue para los extrabajadores del diario Público. Cuando Público cerró, los trabajadores no sabían que hacer. Lo que sí tenían claro es que querían apostar por el buen Periodismo (de investigación y análisis), justo y sin presiones. Fruto de estos ideales nació la cooperativa MásPúblico y otros medios como la revista Líbero, eldiario.es, Mongolia, Materia o EnCubierta.

¿Es esta la apuesta definitiva por un periodismo de calidad, libre y sin miedo ni ataduras? Es pronto para asegurarlo, lo que está claro es que están marcando el camino a seguir para muchos periodistas y estudiantes de la profesión.

ultimonumeromarea
Portada del ejemplar de Abril

La plasmación de esa cooperativa MásPúblico fue la del diario de propiedad compartida La Marea y para conocerla más a fondo, uno de sus fundadores y miembro de redacción, el valenciano Toni Martínezvisitó la Universidad Miguel Hernándezel 10 de abril.

Captura-de-pantalla-2013-04-12-a-las-04.13.31
Toni Martínez / Foto: Periodismo UMH

Su funcionamiento es sencillo: es una cooperativa. Las decisiones en materia económica las toman en la asamblea de socios, la redacción es la que se encarga de los contenidos de cada número y un Consejo Editorial es el que se encarga de que se no se incumplan los valores y principios del medio.

Un Periodismo sin presiones, en defensa de lo público, a favor de la igualdad, la laicidad, la economía justa, el trabajo digno, la memoria histórica, la cultura libre, el interés por los movimientos sociales y la regeneración democrática son algunos de los principios que enarbolan la bandera de este nuevo medio. Aun así pretenden ser un medio de masas, un medio que pueda ser leído tanto por un monárquico o un cristiano como por un republicano o un ateo.

En el terreno de la financiación y publicitario (el gran debate de la prensa escrita) también tienen su código ético. La Marea no apuesta por una financiación basada en la publicidad y “esto no es un problema, es una oportunidad”, afirma Toni Martínez. Sus anuncios estarán sometidos a un código ético que se someterá a debate en las asambleas, por lo tanto, no aspiran a que la publicidad genere más de un 10% de los ingresos. Estos llegarán por otras vías como: la venta de los ejemplares mensuales (3€), la suscripción anual a los 12 números (50€), la opción de hacerse cooperativista (1000€) y la venta de material como tazas y camisetas. Buen Periodismo y que no depende de la publicidad, a priori, una buena receta del éxito. El tiempo lo dirá.

IMG_2164
Toni Martínez

La redacción principal de La Marea se encuentra en Madrid y, al no contar con el apoyo de un gran grupo editorial, los ejemplares sólo se venden en Madrid, Barcelona y Valencia, aunque su objetivo es que los números de La Marea lleguen a los quioscos de toda España en un futuro cercano.

En el terreno meramente periodístico, Toni Martínez dibujó a la cabecera como un medio libre y social, que a su vez abre sus brazos para dar oportunidades a los nuevos periodistas o los periodistas freelance mediante la publicación de sus artículos. El periodista ofrecerá su reportaje a La Marea y, si todo va bien, se lo comprarán. La tirada del periódico es de 25.000 ejemplares, de los cuales 15.000 se llevan a los quioscos y 10.000 se van para las ventas por Internet y las suscripciones. También entran en esta ecuación la imprenta y la distribuidora, que por cada ejemplar puesto en un quiosco se llevan poco más de un euro.

Captura-de-pantalla-2013-04-12-a-las-04.13.02
José Luis González y Toni Martínez / Foto: Periodismo UMH

Sin duda es pronto para saber si el modelo de La Marea es el idóneo, pero ofrece una alternativa ética y sana a lo que muchos hoy en día piensan que es el Periodismo. Así es como se consiguen cambiar las cosas. De la misma manera que ellos vieron en la crisis una oportunidad para sacar adelante este proyecto, es ese sentimiento el que debe embriagar a los nuevos periodistas para cambiar las cosas, cambiar el modelo por el cual se rigen las normas del Periodismo actual, que como se está viendo, no funcionan y poco a poco se están transformando.

Parafraseando a la declaración de intenciones que se puede leer en la web de La Marea: “Aspiramos a crecer juntos”. Y no sólo ellos, sino todos los periodistas. Y con proyectos así, que pueden servir como un espejo donde mirarse, todo es mucho más fácil.

La dulce etapa del reportaje

PR10_JORNADAS_300413_GRUPO18

Los pasados 16 y 17 de Abril el aula magna de la UMH acogió por octava ocasión las Jornadas Internacionales de Periodismo, esta vez dedicadas al reportaje televisivo, donde el invitado estrella fue el periodista murciano Carlos del Amor.

Carlos del Amor
Carlos del Amor / Foto: M.Molina

La ponencia inaugural corrió a cuenta de Bienvenido León, Director de Edimedia televisión y coordinador de reportajes televisivos en Teleción. Desde 2002 es director del Festival Internacional de TV para la conservación de la naturaleza, y de Urban TV sobre reportajes en televisión.

Como línea de debate y argumentación, la fina frontera entre la información y el entretenimiento. “El reportaje está viviendo su momento más dulce”, aseveró León. Sus primeras palabras fueron alentadoras. Y así lo valoraron los más de 300 alumnos de Periodismo que asistieron a las Jornadas. A su vez, aconsejó a los mismos: “Nos tenemos que preguntar para qué sirve la televisión; sirve para informar, educar y entretener.” Y es que este orden, explicaba, no es casualidad, “Una buena idea para convertir un buen reportaje en un reportaje excelente es no abusar del entretenimiento, informar antes de entretener.” De esta manera introducía su decálogo para esquivar el yugo del entretenimiento y hacer un reporterismo en el que predomine el carácter informativo.

primeras (9)
Bienvenido León y José Alberto Avilés / Foto: M.M

Independencia política, tratar temas relevantes, pensar en el espectador y la esencia del reportaje: contar historias, son algunas de las claves que el periodista navarro destacaba ante un atento público.

En la mesa redonda, compuesta por David Roldán, profesor de Comunicación Audiovisual de la Universidad Politécnica de Valencia; Eulalia Adelantado, catedrática de Comunicación Audiovisual Universidad Politécnica de Valencia, y Jose Miguel Almagro, destacó la ponencia de éste último salpicada por su experiencia en programas de gran calado en el mundo del reportaje como Callejeros y Vidas Anónimas. Un público ansioso de experiencias recibió de buen grado que Almagro relatase cómo se trabaja en este tipo de programas.

4WUpdBPTyCc25hxZo9QK4FMTDu3tHO9VB_RpTB523Xw
Ponentes en la VIII Jornadas de Periodismo/ Foto: M.M

Pero fue, sin duda, la ponencia de Gema Soriano, Directora de “Repor” de TVE, la que mejor sabor de boca dejó a los alumnos de la UMH. Los estudiantes de Periodismo agradecieron los consejos de Soriano y la claridad de sus palabras: “Para hacer reportajes se necesita cierta experiencia vital, entender que las cosas no son blancas o negras.” La periodista hizo especial hincapié en la idea de que el protagonista de los reportajes no es el periodista sino el entrevistado: “Por algo vas a buscarlo, tenemos que dejar hablar al protagonista, empatizar y así conseguir que nos cuente sus problemas”. La pasión con que se dirigía a los alumnos despertó la simpatía de los mismos y arrancó unos merecidos aplausos: “El mejor reportaje es el que te entra por la piel.”

Jose Luis Ferris y Carlos del Amor / Foto: M.M

En la siguiente ponencia el profesor Salvador Giner presentó el making off del reportaje “Haití busca un futur”, del que fue realizador y los otros tres periodistas de la cadena autonómica que lo hicieron posible: Maite Vicente,  Alejandro Lozano y Javier Román. Los  ponentes contaron al alumnado cómo fue la experiencia en Haití, los días de grabación y la posterior selección del material. Acto seguido se emitieron unos fragmentos de la obra audiovisual.

El profesor Jose Luis Ferris fue el encargado de presentar a Carlos del Amor en una conferencia titulada “El arte de contar historias en televisión”. El periodista cultural de TVE hizo un repaso a su carrera profesional desde la delegación regional de TVE en Murcia hasta la última entrevista que realizó al humanista Jose Luis Sampedro. Como una de las ponencias más esperadas, los alumnos no dudaron en hacer buen uso de la ronda de preguntas. Aunque desgraciadamente algunas se quedaron sin respuesta. Otra vez será.

primeras (6)
Aula Magna UMH / Foto: M.M

Así acabaron unas interesantes Jornadas con un marcado carácter innovador y que, como el año pasado, se pudieron seguir por Twitter y por streaming. Incluso cualquier persona podía interactuar con las mismas mediante el hashtag #jpumh en la red Twitter durante los dos días de Jornadas. Este año todo funcionó mejor y, sin embargo, hubo menos alumnos inscritos. Misterios de la UMH.

Toni Martínez, editor de La Marea, visita las aulas de Periodismo de la UMH

El 21 de Diciembre los kioscos de Madrid, Barcelona y Valencia veían por primera vez La Marea. Nacía un nuevo periódico justo en un momento en el que la mayoría de la sociedad cree muerto el periodismo y el papel. La cooperativa MásPúblico lanzaba este proyecto compuesto algunos afectados por el ERE del Diario Público. El  85% de la plantilla de Público se iba a la calle en Febrero del año 2012.

Su editor, Toni Martínez, visitó la UMH para explicar cómo funciona La Marea a los alumnos de Periodismo: “Cuando cerró Público pensamos que el mundo se nos venía encima, no sabíamos bien qué hacer.” Este nuevo proyecto, apuesta por “el periodismo de investigación y análisis, por las historias que pasan desapercibidas para los grandes medios”. El periodista asegura que han aprendido del error que hizo fracasar Público y que por eso apuestan por el modelo de empresa de la cooperativa, detrás del cual no hay ningún empresario, partido político u otra organización que pueda hacerse con el control y actuar de opresor.  Aquí los usuarios tienen un papel activo como socios usuarios, por una aportación económica tienen un voto y de igual forma su opinión se tiene muy en cuenta en el desarrollo de cada número. MásPúblico es una cooperativa periodística, cuyo objetivo es hacer periodismo, exclusivamente. Lo componen diez personas ex trabajadores de público. Pretende ser un medio trasparente y democrático. Empezaron con la cooperativa en junio y hasta diciembre no pudieron constituirse: “Fue un trabajo duro, hasta ahora no había en España una cooperativa periodística”, cuenta Toni Martínez.

Toni Martínez muestra uno de los números de La Marea
Toni Martínez muestra uno de los números de La Marea

El profesor Jose Luis González , que presentaba a Toni Martínez leyó el primer editorial publicado por La Marea: “Sin miedo y sin ataduras”, toda una declaración de intenciones y una carta de presentación de los principios que rigen la actuación y contenidos del diario: Libertad, igualdad, laicidad, defensa de lo público, economía justa, trabajos sociales, medio ambiente, república y cultura libre.

El editor de La Marea dedicó unos minutos de la ponencia a explicar cómo se organiza a nivel interno el periódico. Los alumnos de cuarto de periodismo, inmersos en un proyecto comunicativo importante, agradecieron la explicación y prestaron especial atención.

La cooperativa posee todos los mecanismos reguladores presentes en las normas éticas y deontológicas de la profesión.

MásPúblico funciona con un consejo rector, un consejo administrativo, consejo de redacción y un consejo editorial. El consejo de redacción está formado por socios trabajadores periodistas, que son los que deciden el contenido periodístico del medio. El consejo editorial vigila que el medio de comunicación cumpla con las líneas generales de la cooperativa. Está formado por personas de reconocido prestigio en su ámbito laboral y o social, aún por elegir.

La asamblea se nombra una vez al año y es el máximo órgano de decisión. Protege la cooperativa de quien quiera absorberla. Un 50% pertenece a los socios trabajadores y el otro 50% a los socios usuarios.

En las palabras de Toni Martínez quedaba claro que este nuevo proyecto no tiene límites, quieren seguir a más: “Nuestro objetivo es llegar a todo el estado. Queremos ser un medio de masas, que este diario lo pueda leer un monárquico, aunque nos  metamos con la corona y un cristiano aunque nos metamos con la Iglesia”.

Como no disponen de un grupo editorial fuerte a sus espaldas ni de grandes capitales, su producto estrella, que es el papel, lo incluyen en tres ciudades: Madrid, Barcelona y Valencia.  Toni compartía como dato curioso que hay personas que se interesan por comprar un número determinado de ejemplares y se encargan de distribuirlos en aquellas ciudades en las que la edición en papel no llega.

Respecto a la procedencia de sus ingresos, el editor aclara que no dependen de la publicidad: “La publicidad tiene un valor menor del quince por ciento. Nos basamos en ventas y suscripciones. Tenemos una tirada de 25.000 ejemplares, de los cuales 15.000 van a kioscos. En el margen de beneficio descontamos la imprenta y la distribuidora que cobra más de un euro por cada ejemplar repartido desde la imprenta al kiosco”. Este medio respeta los principios éticos de la publicidad: aceptan marcas que no contradigan sus principios editoriales, rechazan aquellos machistas, sexistas o financieros o especulativas y empresas que inviertan en empresas sucias o en armas. Sí que aceptan publicidad institucional.

Preguntado por la web, Toni Martínez, aclaró que “aún no es web. Todavía es blog”. La web estará lista entre tres semanas y dos meses. No luchan por el última hora porque no pueden cubrir esa última hora. Y adelanta que harán aplicaciones para el móvil.

Ya en la rueda de preguntas, hubo gran interés por su fuerte carácter ideológico que huye del poder del empresario. Por la Libertad de prensa, a lo que responde que “no existe”, y pone como ejemplo el tratamiento del caso Noós diciendo que “no van al fondo por las fuertes presiones de Santander, de Iberdrola y de todos los que tienen intereses en el diario” cosas de las que quieren huir en La Marea.

Los alumnos preguntaron por el equipo que compone el diario y por el funcionamiento de la plantilla. Como dato de interés Toni Martínez comenta que sobretodo buscan colaboradores externos: “Los coordinadores de Internacional y de Sociedad están en el proyecto y conocen a todos los profesionales del sector, con lo cual cuando necesitamos cubrir algo en concreto, ya saben a quién pueden solicitar el trabajo”.

Otro punto fuerte de interés por parte de los alumnos de periodismo, es la gran competencia en que tienen en el mercado. Últimamente atendemos a los nacimientos de muchas publicaciones independientes como Libero, Mongolia o eldiario.es. Los alumnos preguntan hasta qué punto son únicos y si les será rentable su idea. Toni responde seguro: “No todos cubrimos las mismas necesidades, cada uno tiene su nicho de mercado”.

La Marea sale a la venta los últimos viernes de cada mes y cuesta tres euros. Su web es lamarea.com y puedes ser socio con suscripción amiga por 50 euros, con lo que tendrás 12 números con gastos de envío incluidos y opción a una camiseta de regalo.

Una nueva oportunidad para el periodismo de siempre, el que lucha por la denuncia social y por volver a ser el cuarto poder.

La fábula tenía un precio

PR08_GLASS_130213_LORENZO MARTÍNEZ NAVARRO

FICHA TÉCNICA:

AÑO: 2003     DURACIÓN: 95 min.    PAÍS: EE.UU.

DIRECTOR Y GUIONISTA: Billy Ray

REPARTO: Hayden Christensen, Peter Sarsgaard, Chloë Sevigny, Steve Zahn, Melanie Lynskey, Hank Azaria, Rosario Dawson, Luke Kirby, Jamie Elman, Mark Blum, Chad Donella, Russell Yuen, Cas Anvar, Linda E. Smith, Ted Kotcheff

PRODUCTORA: Lions Gate Entertainment

GÉNERO: Drama | Periodismo. Basado en hechos reales

descarga

En la definición de periodismo podemos encontrar muchas variantes y clasificaciones, pero si hay algo que realmente lo define es la veracidad de la información.

La veracidad de la información se encuentra por encima de líneas editoriales, políticas de empresa y pensamientos subjetivos (al menos así debería ser). Es ésta la que conforma al periodista como profesional, dotándolo de credibilidad, algo imprescindible en este oficio y que distingue al buen periodista.

Si bien es cierto que la verdad es una de las premisas del periodismo, desgraciadamente en muchas ocasiones también lo es la fama o popularidad que tus artículos te pueden llegar a dar. Fama en forma de trabajo y de valor a una firma. Son muchos los que van detrás de ella y harán lo que sea por conseguirla, como ocurre con el caso que nos ocupa.

El precio de la verdad (2003), dirigida por Billy Ray, cuenta la historia, basada en hechos reales, de  Stephen Glass (protagonizado en el film por Hayden Christensen), un joven y prometedor periodista de la prestigiosa revista política de Washington D.C. The New Republic. Glass era una de las estrellas de su medio, un redactor que gozaba de credibilidad y que era conocido por la tensión de sus historias y la contundencia de sus descripciones. Una fama conseguida a base del engaño y la ficción.

- Stephen Glass, ex periodista de The New Republic
– Stephen Glass, ex periodista de The New Republic

No pasó mucho tiempo hasta que Charles Lane, director de la revista, junto a Adam Penenberg, periodista de Forbes digital, investigando y profundizando en los artículos de Glass, descubrieron la auténtica realidad del joven periodista: 27 de sus 41 artículos fueron inventados, algunos parcialmente y otros en su totalidad.

La prueba del delito fue la publicación de “Hack Heaven”, el artículo en el cual un supuesto hacker de 15 años había sido presuntamente contratado por una gran compañía para trabajar como consultor de seguridad después de haber entrado en su sistema informático y expuesto sus debilidades. Pura patraña informativa. Las fuentes eran inventadas y los personajes y escenarios únicamente sucedieron en la mente de Glass.

- Fragmento del artículo publicado por Glass, "Hack Heaven"
– Fragmento del artículo publicado por Glass, “Hack Heaven”

Sin argumentos ni pruebas convincentes, Glass se inundó en un inmenso remolino de mentiras y falsificaciones, para poder argumentar la posibilidad de aquellas fantásticas historias, que habían sido inventadas con el único propósito de darse a conocer y escalar en la empinada travesía hacia la fama mediática. La fama tenía un precio y Glass sufrió las consecuencias de su farsa.

Este hecho pone de manifiesto las diferentes miradas que un periodista posee a la hora de escribir un artículo, el valor moral, ético y social que posee la información veraz, en contraposición de la visión del joven periodista que está iniciando su carrera en el mundo de la comunicación, y el pequeño trecho que separa la realidad y la ficción en determinados productos periodísticos.

Lo que resulta sumamente preocupante es que no sólo la revista no corroboró las fuentes informativas de este personaje, sabiendo que en el caso de que éstas fueran falsas, su reputación podría llegar a decaer, sino que además, el público nunca dudó de la veracidad de sus relatos, sino que fueron compañeros de profesión los que tuvieron que denunciarlo. Este escenario nos marca la omnipotencia y el poder de verdad que adquieren ciertos medios de comunicación en el imaginario social de toda una nación, y deja en claro el fuerte poder que los medios poseen para estructurar pensamientos y ser los verdaderos portadores de la verdad.

Los medios de comunicación deben tener un control total sobre lo que publican sus periodistas, para impedir casos como el de Glass. Él mismo reconocía en el film: “Hay un hueco en el sistema de control de datos. Muy grande. Los hechos en muchas notas pueden comprobarse, en ciertas fuentes (…) pero en otras notas, la única fuente disponible son las notas del periodista”. No obstante, la responsabilidad última recae sobre el propio periodista, solo él tiene la capacidad moral y profesional de informar como es debido, atendiendo a la ética del periodista y a los códigos de autorregulación. Si no es así, tal vez debería dedicarse a escribir novelas de ficción, en las que la imaginación se antoja fundamental y necesaria. Pero no en el periodismo.

El caso de Stephen Glass no es único, por desgracia el periodismo de vez en cuando se ve salpicado por gente sin escrúpulos que ya sea por tener un despacho mayor o por conseguir galardones no dudan ni un segundo en falsear e inventar informaciones a cambio de “prestigio”, como pueden observarse en casos como los de Janet Cooke o Jayson Blair. Afortunadamente, existen más luces que sombras. La labor de los verdaderos profesionales no debe verse empañada, y todos debemos colaborar para denunciar y acabar con la manipulación informativa que ahora más que nunca se cierne sobre los medios tradicionales y digitales.

Conclusiones sobre el caso “Glass”:

–          El periodista debe ser profesional y atender siempre a la ética periodística. Aquel que no ofrece la verdad a sus lectores, con sus respectivos argumentos, fuentes… tiene muy poco futuro en este mundo.

–          Las redacciones deben preocuparse más de lo que escriben sus redactores, y no de manera exclusiva para proteger su propia imagen, sino para defender la veracidad de las informaciones.

–          Como lector o consumidor de información no debo creerme todo lo que me cuentan. Hay que ser selectivo al seleccionar la información.

–          Un periodista no debe obsesionarse con obtener la fama. Debe realizar adecuadamente su trabajo y ganarse su propia credibilidad.

–          Aunque existan este tipo de casos, en el periodismo existen más luces que sombras. Existen grandes profesionales y grandes medios que representan la definición auténtica del periodismo. Es labor de todos que esto siga siendo así en el futuro.

Stephen Glass, historia de un fabulador

PR08_GLASS_130213_TOMÁS_ORTIZ_PÉREZ

FICHA TÉCNICA:

Titulo Original: Shattered Glass

Dirección: Billy Ray.

Año: 2003.

Duración: 99 min.

Interpretación: Hayden Christensen (Stephen Glass), Peter Sarsgaard (Chuck Lane), Chloë Sevigny (Caitlin Avey), Rosario Dawson (Andy Fox), Melanie Lynskey (Amy Brand), Steve Zahn (Adam Penenberg), Hank Azaria (Michael Kelly), Mark Blum (Lewis Estridge), Simone-Elise Girard (Catarina Bannier), Chad Donella (David Bach).

Música: Mychael Danna.

Estreno en USA: 14 Noviembre 2003.

Estreno en España: 23 Abril 2004.

Estudiar Periodismo supone aprender a respetar los valores fundamentales del profesional de la información. Uno de los principios más importantes que debe tener en cuenta un periodista a lo largo de su carrera es el de informar sin inventar o adulterar la información. La veracidad de los hechos es una obligación inquebrantable que todo periodista debe asumir siempre, sean cual sean las condiciones en las que se encuentre.

el_precio_de_la_verdad

La película “El precio de la verdad” refleja la historia del fraude de Stephen Glass, un joven periodista de la prestigiosa revista de política y actualidad The New Republic. La brillantez de sus escritos y la facilidad de agradar a todos los públicos le llevaron a ser uno de los periodistas más solicitados de Washington con tan sólo 25 años. El periodista disfrutaba de esa gran situación profesional cuando se descubrió que más de la mitad de sus artículos no eran más que invenciones. Cuando Glass se incorporó a la plantilla de la revista, su actitud y profesionalidad no despertaron sospechas, hasta que su habilidad para descubrir historias interesantes (y ficticias) le llevó a escribir “Hack Heaven” en 1998. Por aquel entonces Adam Penenberg, periodista de la versión digital de Forbes, se interesó por el artículo y comenzó a investigar sin éxito a los protagonistas. Ante la falta de datos, Charles Lane, director de The New Republic, comenzó a dudar de Glass. Éste, al verse acorralado, inventó la pagina web de la compañía de software Jukt Micronics, e incluso declaró que había sido engañado por sus fuentes. De nada le sirvieron estos argumentos ya que fue su última colaboración en la revista tras demostrarse su culpabilidad.

El caso de Stephen Glass es el ejemplo que pone de manifiesto la pérdida de la esencia del periodismo, esencia donde debe primar la lealtad al ciudadano y la búsqueda de la verdad como principales objetivos. Este periodista pasó por alto toda la ética profesional para alcanzar sus objetivos personales de reconocimiento profesional y social.

2011122223glass

Stephen Glass olvidó su obligación de trabajar para el lector y la cambió por la búsqueda de su prestigio personal. Para ello inventó noticias poco cubiertas por otros medios, lo que le permitía engrandecerlas de forma ilimitada debido a que no corría el riesgo de ser descubierto por otra publicación. Este hecho nos conduce al debate sobre si de verdad se analiza e investiga correctamente la información que aparece en los medios y especialmente la información más específica y de difícil cobertura.

A pesar de que Glass fue realmente un caso de fraude informativo, me parece interesante la imagen del director del periódico que se da en la película, alguien que apoya, cree y lucha por sus periodistas. En los últimos tiempo predomina la imagen de un director que se decanta por la comodidad y dureza a la hora de tratar a sus redactores, un director que le preocupa más el factor económico que las inquietudes de los periodistas.

Glass no es la única figura periodística que ha optado por el camino de la invención y el artificio. Casos como el de The New York Times en 2003, en el que el periodista Jayson Blair fue despedido por inventar decenas de publicaciones o el caso de Janet Cooke, que fue premiada con el Pulitzer (para más tarde tener que devolverlo) son un claro ejemplo para que el periodista de hoy en día no caiga en las redes de la falsedad y la invención.

el-fabulador

Stephen Glass intentó justificar en su libro El Fabulador su atentado argumentando que solo pretendía que la gente lo amara. Tanto Forbes como The New Republic se pusieron de acuerdo en que la verdad es un valor fundamental del periodismo y que nadie está autorizado a violarlo. Resulta insultante que una persona que se aprovechó de la inocencia de sus lectores pueda lucrarse de su propia historia a través de una obra literaria.

Conclusiones sobre “El precio de la verdad”:

1. Debe primar el prestigio de tu información frente al tuyo propio.

2. La información debe ser revisada tanto por los miembros del medio que publica como por sus competidores y lectores.

3. Las redes de la invención, la falsificación y de la fama personal siempre estarán presentes, sin embargo, el profesional de la información no debe caer en ellas bajo ningún concepto.

4. Un buen director es una buena garantía para cualquier medio.

5. “El precio de la verdad” es recomendable para todos los públicos y casi obligatoria para todos los futuros periodistas.

Producción Periodística UMH

Paco Nadal >> El Viajero

Producción Periodística UMH

La voz de Iñaki

Producción Periodística UMH

Aguas Internacionales

Producción Periodística UMH

e-periodistas

Producción Periodística UMH

Novosmedios.org

Producción Periodística UMH

Periodismo Ciudadano

Producción Periodística UMH

eldiario.es - Escolar.net

Producción Periodística UMH

El Comidista

Producción Periodística UMH

...maquetadores

Producción Periodística UMH

La Libreta de Van Gaal

Producción Periodística UMH

Félix Arias Robles

Félix Arias Robles

juanlusanchez.com

Producción Periodística UMH

Eurogaceta

Pensamiento, Universidad y Red

Periodistas 21

Producción Periodística UMH

En la boca del lobo

Producción Periodística UMH

La buena prensa

Producción Periodística UMH